Películas que son como una clase de historia


Paola Arcila Perdomo
12 / 03 / 2017
Imagen de la cinta: "La reina infiel"

Hay cientos de cintas que nos dan un paseo por la historia de la humanidad brindándonos una cantidad de datos que no tenemos en el radar y que al final nos sorprenden y enseñan. Pensando en esto quisimos realizar un listado de películas de nuestra programación que tienen un contexto histórico y que son como estar en una divertida clase con nuestro profesor preferido.

 

La reina infiel
Domingo 17 de junio, 10:00 p. m.

Violette

Violette

A finales de la Segunda Guerra Mundial la autora francesa Violette Leduc vive con el también escritor Maurice Sachs, sobreviviendo gracias al mercado negro. Así comienza una historia que va develando cómo Leduc llega a ser una famosa escritora.

En medio del existencialismo francés, la cinta - del director Martin Provost - cuenta un trozo de la vida de la escritora que va desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta el final de la década de los sesenta, cuando Leduc consigue el éxito con su obra más conocida "La bastarda".

En el desarrollo del filme se tratan temas tabú sin pelos en la lengua. Temas como el lesbianismo, la posición de la mujer en la sociedad, el incesto, el sexo e incluso el amor. Con estos temas puestos sobre la mesa se puede entender el comportamiento de la escritora y de las personas que la rodean, como la gran novelista Simone de Beauvoir -a quien conoció durante la posguerra en Saint-Germain des-Près, barrio de París en donde se concentraban las principales voces del existencialismo-, mujer que se conviertió en su protectora y en su compañía en los momentos de crisis creativas y de esperanzas perdidas.

Violette no solamente transporta a una época, también lo hace a una sociedad francesa que está a punto de colapsar, al cambio invariable que se estaba gestando entre la literatura y la mujer y a una particular forma de ver la vida.

 

Farinelli

Farinelli

El hombre y la búsqueda de la perfección, esa misma búsqueda que hizo que se castraran a miles de niños para conservar sus voces y encontrar la mejor de ellas. No es un cuento de hadas, ni de brujas, es la vida real, en la que cientos de pequeños tuvieron que pasar por dicho proceso. Denominados también "castrati", "musici" o "evirati", eran sujetos a los que se les quitaban los testículos antes de la pubertad para mantener su registro en la adultez.

Voces codiciadas y aplaudidas eran el resultado de la castración, procedimiento que realizaba la iglesia católica desde el siglo XVI y que el belga Gérard Corbiau cuenta en detalle, retratando la vida del cantante de ópera italiano Carlo Broschi, conocido en el mundo como Farinelli y considerado como uno de los mas grandes cantantes en la historia mundial.

La cinta ganadora del Globo de Oro a la Mejor Película Extranjera en 1995 y nominada a un Oscar en la misma categoría, entre otros reconocimientos, nos lleva a recorrer la historia de este célebre "castrati", que triunfó en la ópera en el siglo XVIII y que, según cuenta la leyenda, aturdía y extasiaba a quienes lo escuchaban.

Durante la niñez de Carlo encuentran el don y la perfección de su voz, después de eso, su destino estaba escrito. Desde pequeño tendría éxito en su carrera musical, con diferentes oportunidades que la vida le iba brindando en el camino junto a su inseparable hermano, quien también amaba la música.

Famoso en el sur de Italia como il ragazzo -el muchacho-, el cantante tuvo una carrera prometedora y también altibajos que lo llevaban a la depresión por su condición. Sin embargo, su hermano era su compañía inseparable, tanto como para aceptar que el complaciera a las mujeres que conquistaba, haciéndole partícipe de la mitad de sus placeres.

Con tan solo 32 años alcanzó la cumbre del éxito, Farinelli se retiró para cantar exclusivamente para el rey de España Felipe V (1700-1746), quien le otorgó el rango de caballero. Además recibió la Cruz de Calatrava y entre una cosa y otra, llegó a tener una gran fortuna. Cabe anotar que si bien existen algunas imprecisiones históricas en el filme, en él nos acercamos a la escencia de la vida de Farinelli, quien además de haber sido muy talentoso también era increíblemente generoso.

 

 

La reina infiel

La reina infiel

 

La cinta del director Nikolaj Arcel nos narra una historia que se centra en el triángulo amoroso entre el perturbado Rey Christian VII, la Reina Caroline Mathilde y el médico personal del reino. Basada en hechos reales y ambientada en la Dinamarca de 1768, veremos un filme de 131 minutos que nos lleva a una narración romántica y dramática en la que la realidad de un país está a punto de cambiar.

Los ingredientes del filme son perfectos para la receta narrativa del drama y el romance. La reina infiel nos presenta el nacimiento de un país y la búsqueda de su libertad sin precedentes, esta cinta que se entreteje entre las paredes del reino y que combina dolor, calumnia, poder y engaño nos muestra una historia de un rey demente, una reina impetuosa y un médico extranjero que cambiaron la estructura y el futuro de una nación completa.

La idea de la cinta que fue grabada en Praga y la República Checa nació cuando el director paseaba por los Jardines Reales de Copenhague, filme que finalmente obtuvo el Oso de Plata al Mejor actor para Mikkel Følsgaard y al Mejor guion para Nikolaj Arcel y Rasmus Heisterberg, entre otros tantos reconocimientos.

 

 

Vatel

 

Vatel

Es 10 de abril de 1671 y hay un gran recepción de toda la corte de Versalles en el castillo de Chantilly del Príncipe Luis II de Borbón-Condé, quien intenta recobrar el agrado del rey Luis XIV de Francia. El fin del Príncipe es liderar una campaña militar contra los holandeses y para esto cree que realizar una fiesta que durará tres días con sus noches, recepción que debe ser esplendorosa y por supuesto tener la mejor comida de toda la región, será la mejor artimaña para lograr su cometido.

Sin embargo, Luis XIV tiene sus propios intereses y si decidió desplazarse con su corte de más de 2.000 personas fue porque en ese momento se realizaba una guerra con Guillermo de Orange, rey de Holanda, y necesitaba de los servicios del mejor de los generales, que en este caso era Condé.

Así las cosas y en busca de agasajar al Rey y a todos los asistentes de la mejor manera, Condé contrata a François Vatel (París, 1631-Chantilly, 1671), quien no solo es el mejor cocinero y maestro de ceremonias, sino que tiene el poder de crear, sorprender y cubrir todos los caprichos reales.

El cocinero, que tuvo en sus manos el destino de Francia, trabaja su primera jornada en exaltar la grandeza del sol y la abundancia de la naturaleza, un segundo día en llenar de fuegos artificiales el lago, para que la luz sea la dueña de la noche y en su última jornada, Vatel decide dar un banquete con pescados presentado sobre un mar de hielo.

Cada día reflejado en este filme no solamente acerca al espectador a la historia de la aristocracia, sino también, a una obra de arte en donde el lenguaje, el vestuario, los accesorios, las puestas en escena y las costumbres sociales transportan a la perfección a la época.

Con toques de comedia, la historia muestra una serie de personajes que intentan sabotear la dichosa recepción, donde nada es lo que parece, ni lo que se quiere. Un filme que muestra que la falta de gusto y las situaciones grotescas suceden hasta en las mejores familias.

 

 

 

 

La tumba de las luciérnagas

La tumba de las luciérnagas

La cinta basada en la historia homónima de Akiyuki Nosaka, que narra las experiencias del autor en la Segunda Guerra Mundial, fue dirigida por Isao Takahata y producida por el Studio Ghibli.

Es 21 de septiembre de 1945. Un niño de 14 años agoniza por inanición en la estación de tren de Sannomiya. El se llama Seita y está a punto de morir, como uno de tantos, después de la Segunda Guerra Mundial. Bajo este panorama, el chico comienza a recordar los últimos meses que no fueron menos que un infierno para él y su familia.

Los recuerdos de guerra que carga Seita son escalofriantes, más aún cuando tuvo que encargarse de su pequeña hermana Setsuko en un momento donde los muertos abundaban y la comida escaseaba. Lluvia negrpor cuenta de los bombardeos, peleas por comida, refugios atestados de gente y cientos de situaciones inhumanas, son las que tienen que vivir los dos pequeños en medio de los brutales ataques aéreos que se realizaban en la ciudad de Kobe en Japón por parte de los norteamericanos, después de 6 años de guerra.

La tumba de las luciérnagas es uno de esos filmes increibles, que no se pueden dejar de ver, que sorprende con cada escena. Pero también es de aquellos en los que se remueven sentimientos, en los que se ve la pérdida de la inocencia y que dimensiona la crueldad humana.

Es importante anotar que ésta no es una cinta para niños. Si bien la historia está basada en dos pequeños y es animada, se trata de un filme que, idealmente, debe ser en familia, para que los más pequeños entiendan lo que sucede, pues esta película, además de ser dolorosa, presenta el reflejo de la sociedad nipona en uno de los momentos más crueles de su historia.

No dejes de ver: '5 razones para ver las películas del Studio Ghibli'

También: Test: ¿Qué tanto sabes de Studio Ghibli?