Tres razones para no perderse "Perro come perro"


David Jáuregui Sarmiento
16 / 10 / 2019
Cine

Perro come perro

Fotograma de la película 'Perro come perro'
Protagonista de Perro come perro sostiene un arma apuntando a su cabeza
0

La película colombiana 'Perro come perro' (2009), ópera prima del director caleño Carlos Moreno, es uno de los thrillers más sobresalientes del séptimo arte colombiano en años recientes. A continuación te damos 3 razones para que no te la pierdas en nuestra franja #EnCineNosVemos

Este largometraje fue estrenado en el Festival de Sundance, tal vez el más sobresaliente del cine independiente, e incluso fue escogida por unanimidad por los miembros del Consejo Nacional de Cinematografía para representar a Colombia en la preselección de la categoría de mejor película extranjera de los premios Óscar.

Protagonizada por Marlon Moreno, Óscar Borda y Blas Jaramillo, 'Perro come perro' narra la historia de un botín en disputa por 'El orejón' (Jaramillo) y Víctor Peñaranda (Moreno), en la que Eusebio "el negro" Benítez (Borda) se verá envuelto por cuenta del asesinato del sobrino del orejón, llevado a cabo por Benítez.

La historia se desarrolla en Cali y se adentra en el mundo de la mafia sangrienta y organizada en torno a la criminalidad más fría. A lo largo de la cinta podremos ver cómo la tensión incrementa a cada segundo, acompañada de artificios audiovisuales que encajan a la perfección con el desarrollo del thriller.

Perro callejero tomando agua de un charco, escena d la película perro come perro

Tensión

Uno de los requisitos de un buen thriller es generar tensión en el público a través de la narración audiovisual, y en este largometraje el cineasta Carlos Moreno logra mantener un ambiente brutalmente tenso a lo largo de toda la película. Para ello, Moreno no solamente se vale de las espléndidas actuaciones de Moreno, Jaramillo y Benítez, sino también de una historia pensada para mantener al espectador pegado a la silla mientras se desarrolla la historia.

Por un lado, Víctor Peñaranda, un policía corrupto que en un allanamiento se hace con el dinero del orejón, se mantiene a la espera de un trabajo ordenado por el mismísimo narcotraficante al que ha robado. El ambiente del hotel en el que debe hospedarse a la espera de una orden, en el que debe convivir con Benítez y quien tiene una actitud bastante sospechosa, logra mantenernos a la expectativa de todo aquello que puede salir mal para los protagonistas. Benítez, acosado por la brujería con la que El Orejón lo castiga día y noche, no logra conciliar el sueño y también mantiene una actitud siniestra que pone los nervios de punta a personaje interpretado por Marlon Moreno.

El orejón, por otro lado, es un personaje fascinante y atormentado, decidido a hacer todo lo necesario, incluso venderle el alma al diablo, con tal de mantener su imperio criminal.

hombre sostiene un arma apuntando a su cabeza en la película perro come perro

Escenografía

La colorida capital vallecaucana deja su mejor cara para adentrarse en una versión más oscura y tétrica de la ciudad, con escenarios céntricos donde todo el poder de la urbe confluye.

Los escenarios que ambientan a la Cali de 'Pero come perro' son sórdidos, matizados por un color opaco y lúgubre en la fotografía. Se ve, en otras palabras, la Cali que muchas veces las autoridades y los medios de comunicación esconden bajo el tapete de las buenas apariencias.

tres hombres armados en una camioneta vieja en la película perro come perro

La lucha del antihéroe

Si bien el cine nacional que más tiene entradas en taquilla es el de cineastas como Dago García, en los que los héroes de la historia son ciudadanos de bien asentados en la legalidad, esta película cosechó éxitos haciendo la fuerza por el antihéroe.

El héroe de la historia, si bien es un policía corrupto, se presenta como un hombre en conflicto que lo único quiere es terminar con la pesadilla que está viviendo, y el espectador no cesa de esperar que, a pesar de todo, el antihéroe salga de la situación y logre resolver el nudo de la historia.