La historia que encierra el emblemático Teatro Adolfo Mejía


David Jáuregui Sarmiento
22 / 12 / 2021
Cultura

Cartagena XVI Festival de Música

Foto: Instituto de Patrimonio y cultura de Cartagena
Teatro Adolfo Mejía, foto Instituto de Patrimonio y cultura de Cartagena
0

Dentro de la coraza amurallada de la ciudad de Cartagena reposa una de las obras arquitectónicas más emblemáticas del Caribe colombiano y el país entero: el Teatro Adolfo Mejía.

Hasta el día de hoy, el Teatro Adolfo Mejía ha sido uno de lugares más representativos de la ciudad por su historia, relevancia y trascendencia en el desarrollo de la cultura, donde hoy en día se realizan todo tipo de eventos incluyendo el Hay Festival, el Festival Internacional de Cine de Cartagena y el Cartagena Festival de Música, algunos de los acontecimientos culturales más importantes del año. 

Con capacidad para 643 personas entre palcos y platea, el Teatro Adolfo Mejía es un teatro construido a principios de siglo XX, de arquitectura prototipo de los teatros europeos del siglo XIX, y que alberga un esquema en herradura que fue importado desde Europa a las ciudades de las nacientes repúblicas independientes de América.

Pero el Teatro Adolfo Mejía tiene una larga historia relacionada con el desarrollo de la República, y aunque es una de las obras arquitectónicas emblemáticas del país, no siempre se llamó Adolfo Mejía e incluso tuvo más de una década en abandono antes de ver su esplendor actual. Conoce su historia aquí.

Contenido relacionado: Cartagena, ciudad de película

Teatro Adolfo Mejía, foto Instituto de Patrimonio y cultura de Cartagena

Foto: Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena

Un teatro con más de 100 años de historia

La construcción de esta obra arquitectónica fue ordenada por Henrique Luis Román, gobernador de Bolívar durante la presidencia de Rafael Reyes en 1905, pero fue inaugurado hasta el 13 de Noviembre de 1911 con el nombre de Teatro Municipal.

Diseñado por Luis Felipe Jaspe, inspirado en el Teatro Tacón de la Habana y en el Teatro Reina Emma en Curazao, el Teatro Municipal se realizó donde se ubican las ruinas de la Capilla de la Merced, construida en 1625 durante la época de la colonia, y que fue abandonada durante las guerras de independencia. 

Su diseño incorporó el estilo de teatro de la ópera europeo de los siglos XVIII y XIX, es decir, en forma de herradura, con palcos y balcones divididos por celosías de cedro que parecen encajes.

Teatro Adolfo Mejía, foto Instituto de Patrimonio y cultura de Cartagena

Foto: Instituto de Patrimonio y cultura de Cartagena

22 años después de su inauguración, en 1933, su nombre cambia de Teatro Municipal a Teatro Heredia, en conmemoración del IV Centenario de Fundación de la ciudad y de su fundador español Pedro de Heredia.

Fue la luz del arte en la ciudad, y también albergó, como hoy en día, proyecciones cinematográficas. Así fue en enero 9 de 1937, cuando se estrenó como cinematógrafo con las películas Flor de arrabal y Un grito en la selva

Durante las décadas venideras, hasta 1970 el Teatro Heredia albergó todo tipo de eventos culturales en Cartagena, desde conciertos, recitales, homenajes, comedias, ballet, conferencias, títeres, zarzuelas, teatro cómico, mentalistas, sesiones solemnes de colegios, mítines políticos y, de acuerdo con la historia oficial del Instituto de Patrimonio y cultura de Cartagena, alguna vez vio en su interior una audiencia pública a una mujer por el homicidio de su esposo en el barrio de Bruselas de esa ciudad.

 

Sin embargo, con el paso del tiempo llegó el deterioro de la edificación, convirtiéndose en un inminente peligro para la integridad del público y los artistas, por lo que tuvo que cerrar sus puertas en el año de 1970, después de 59 años de servicio. 

El Teatro estuvo cerrado durante 28 años, de 1970 a 1998, manteniéndose cerca de concluir como la Capilla de la Merced donde había comenzado su historia. No obstante, la ciudad no dejó morir el teatro y después de 17 años de abandono se inició una restauración que le daría el brillo que tiene actualmente esta construcción.

La restauración duró 11 años: de 1987 a 1998, y se invirtieron en ella varios miles de millones, con una propuesta basada en el respeto por los espacios y la fisonomía original de la edificación. Este proceso fue dirigido por el arquitecto cartagenero, Alberto Samudio Trallero, quien obtuvo en el año 2000 por dicho trabajo, el premio Nacional de Arquitectura en la categoría de Restauración. 

Teatro Adolfo Mejía, foto Instituto de Patrimonio y cultura de Cartagena

Foto: Instituto de Patrimonio y cultura de Cartagena

Fruto de esta restauración es que el Teatro Adolfo Mejía ostenta el mural del cielo raso, pintado por el maestro cartagenero Enrique Grau, y que representa a las nueve musas de las artes, las ciencias y la pintura.

Hasta el momento de la restauración, el teatro se llamó Teatro Heredia, hasta que en 1998 el alcalde Nicolás Curi, lo renombró Teatro Adolfo Mejía en honor a uno de los músicos y compositores del Caribe más destacados: Adolfo Mejía Navarro.

Mejía Navarro fue un destacado compositor del Caribe destacado por sus piezas de salón y la música colombiana. Dentro de sus mayores logros se encuentra haber involucrado por primera vez la música del Caribe colombiano en una pieza de carácter académico.