Dep y pandemia - Cap 2: Laura Lozano, una pionera del ciclismo femenino nacional


Juan Sebastián Rojas Moreno
13 / 05 / 2020
Foto: Cortesía @laura_lozano_25 en Instagram
Laura Lozano en su paso por el Team Heatlh Mate de Bélgica.
0

Señal Colombia Deportes habló con Laura Lozano, una de las pioneras del ciclismo colombiano, para conocer su trayectoria, su vida, sus tristezas y sus triunfos en el deportes de las bielas.

Laura Lozano es un nombre que tiene peso y recorrido en el mundo del ciclismo colombiano. Su carrera y su trayectoria la han llevado a correr y representar al país en las competencias y los equipos más grandes del ciclismo mundial, pasamos un rato conversando con ella y esto fue lo que nos contó:

Señal Colombia Deportes: ¿Quién es Laura Lozano?

Laura Lozano: Laura Lozano es una niña apasionada por el deporte, muy familiar, que ha transcurrido su vida en medio de un sueño y que lo empezó a buscar de la manera más auténtica, impulsada por sus pasiones y que poco a poco se fue convirtiendo en esa deportista consagrada. Para mi el deporte es una filosofía de vida, el ciclismo me cambió completamente la vida y me ha llevado a ser quien soy.

SCD: ¿Cuáles son tus motivaciones más grandes?

LL: Mi motivación en este camino es la pasión que he tenido por el deporte, he sido muy disciplinada, muy estricta, un poco perfeccionista. Mi familia también ha sido mi motivación, construir una mejor calidad de vida para ellos y para mí, además buscar cumplir los objetivos que me he trazado y que se fueron dando por el camino para competir y llegar a una Selección Colombia, estar en un mundial, un Giro de Italia y así fuí construyendo los motivos por los cuales trabajar.

SCD: ¿Cómo te iniciaste en el mundo del ciclismo teniendo en cuenta que el patinaje llegó primero a tu vida?

LL: Mi primer amor fue el patinaje, recuerdo que a los 9 años mis papás me regalaron unos patines y nunca me bajé de ellos, era unos normales, como los que cualquier persona tiene; cerca a mi casa había un parque y ahí me la pasaba dando vueltas en la cancha de baloncesto y allí, de manera coincidencial, un señor que vivía cerca empezó a observar cómo montaba todos los días hasta que un día se me acercó y me dijo que conocía un club de patinaje donde me podría inscribir para practicar mejor. Es la primera vez que cuento esto pero él fue quien me llevó al deporte, no recuerdo su nombre porque ni siquiera vivía en el mismo conjunto en el que yo pasé mi infancia pero fue quien hizo la conexión directa con un club.

Voy al club y gracias al apoyo de mis papás puedo tener unos patines profesionales usados para entrenar. Ahí empiezo a patinar y en los primeros quince días comienzo a ganarle a las niñas del club, pasaron unos meses hasta que apareció Elías del Valle en uno de esos entrenamientos buscando talentos para la Liga de Bogotá. Él, (Elías), hace una preselección para la Selección Bogotá donde afortunadamente quedo yo. Cuando el proceso empezó me dijeron que no iba a clasificar porque yo ya estaba muy grande mientras había otras que lo hacían desde los cinco años, unos hablaban de la técnica, de mi forma de moverme, sin embargo me presenté, me fue bien y clasifique a la Selección Bogotá para integrar el equipo con patinadoras del nivel de Cecilia Baena.

Cuando empecé a entrenar con ellas empezamos a trabajar el uso de la bicicleta para complementar el trabajo y mejorar el rendimiento. Yo ahí pensaba si tengo que entrenar más lo hago, si me tengo que esforzar más lo hago, si tengo que entrenar hasta las 10 de la noche lo hago, se fue volviendo un objetivo ser la mejor, sin embargo, como no tenía bicicleta, tenía que ir donde amigos o conocidos para que me prestaran una y así poder hacer los ejercicios de complemento y ahí fue donde empecé a descubrir esos dotes de ciclista. 

SCD: ¿Cuándo decides que el camino es el ciclismo y no el patinaje?

LL: Por más de que yo me dedicaba al patinaje, por más de que lo intentaba y tenía buena resistencia, mi técnica no era la mejor, no lograba destacar en la manera en la que quería, mientras que en el ciclismo se me daba todo. Un día Elías escoge a 5 patinadoras para representar a Bogotá en la vuelta del futuro, que era como la carrera a nivel nacional para los juveniles.Yo no tenía bicicleta y acá es donde aparece Cecilia Baena quien me presta la de ella para competir, con ese respaldo consigo el tercer lugar, gano la última etapa y quedo subcampeona de la montaña y empieza a nacer la espinita que me dice ¿Será que es el ciclismo lo mío? 

A mitad de ese año aparece otra posibilidad con Luis Fernando Saldarriaga (entrenador del equipo Postobón), él buscaba unas competidoras para los nacionales de pista y con Milena Salcedo y Andrea Botero nos medimos a esto entrenando en pista. Ya en los nacionales mi experiencia y resistencia me permitieron adaptarme fácilmente. Luego de esto aparece una convocatoria de la Selección Colombia y es ahí donde tomo la decisión de cambiarme de disciplina no solo por mis actitudes sino porque vi la posibilidad de ir a una olimpiada con el ciclismo.

SCD: ¿Cómo fue esa primera experiencia en Selección Colombia?

LL: Pues en mi primera convocatoria me encuentro nada más y nada menos que con Rigoberto Urán, Fabio Duarte, Jarlinson Pantano, entre otros grandes de esa generación que ha marcado una gran diferencia en la historia del ciclismo, así fue construí y empecé a dar los primeros pasos en ciclismo, dejando atrás el patinaje.


 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Con Rigouran @rigobertouran siempre y desde siempre mi total admiracion . ?

A post shared by LAURA LOZANO (@laura_lozano_25) on

 

SCD: ¿Cuál fue tu recorrido inicial en el ciclismo?

LL: Lastimosamente en esa época no había equipos femeninos conformados, yo empiezo a correr por medio de la Selección Colombia y por la Liga de Bogotá, ellos nos llevaban a diferentes eventos donde mis resultados fueran continuos. Estuve en todo tipo de pruebas como campeonatos nacionales, carreras del ciclo olímpico, campeonatos panamericanos, sudamericanos, centroamericanos, copas del mundo, etc. Un día apareció la oportunidad de ir al centro mundial de ciclismo en Suiza, en momentos como esos es cuando ya sientes que el camino que elegiste es el correcto.

SCD: ¿Cómo llegas a tu primer equipo?

LL: En Colombia, luego de tener varias participaciones y destacarme en las competencias a las que iba, sale una posibilidad de fichar por el equipo Orbea, un equipo masculino que decide creer en mí y es allí donde siento que se empieza a ver el premio a mi esfuerzo, aparece un apoyo real tanto en infraestructura como en dinero para mi trabajo. Lastimosamente el equipo se acaba y empiezas a pensar que ya no tienes 15 o 18 años, por eso decido que es buscar la clasificación a unos Juegos Olímpicos. Sin embargo para Londres 2012 la seleccionada fue María Luisa Calle, a pesar de no ir me sentí muy tranquila porque sabía su recorrido y jerarquía. Además tenía claro que no quería estar en la olimpiada por la pista sino por la ruta, allí es donde empiezo a planificar todo con miras a Río 2016.

Empecé a correr con el equipo de Bogotá y en un viaje a Europa, para participar en el Giro de la Toscana, ocurre el recordado escándalo del uniforme color piel. ¡Cómo olvidarlo! Todo el mundo se centró en este tema y dejó a un lado el trabajo deportivo del equipo. Esta situación me generó problemas porque inmediatamente terminada esta competencia tenía que presentarme para el campeonato del mundo, sin embargo el seleccionador nacional me llamó y me dijo: “Ya no te voy a llevar al mundial por el tema del escándalo del uniforme y no quiero que vayan a haber más rumores”, esta situación me afecta muchísimo porque estaba a nada de competir, ya estaba lista para salir para allá pero no se dio.

SCD: ¿Qué se siente ser considerada como una de las pioneras del ciclismo femenino en Colombia?

LL: No lo buscaba, yo nunca tuve en mi mente ser pionera en esto, estaba en busca de mi sueño. Tener que vivirlo así fue duro pero me dejó una enseñanza enorme para la vida, no es fácil enfrentarse a una cultura diferente, un idioma diferente, algo para lo que no todos están preparados. Siempre seguí trabajando e intentándolo, voy al Giro de Italia y quedo 60 en la clasificación general, algo que no se había hecho antes y que para mí, con mi corta experiencia, era muy bueno. Viajé mucho por Europa, allí mi familia jugó un papel muy importante ya que te hace ver cosas que tu en esos momentos no notas como la posibilidad de estar allá (Europa), de ver, de conocer y esto me hizo más llevadero el tema, además de ser mucho más consciente de lo que se está construyendo.

SCD: ¿Retiro o Europa y seguir corriendo?

LL: Acá surge una dicotomía, ya en Colombia había ganado todo lo que había competido y eso me hacía sentir bien, sin embargo quería ir más allá, afortunadamente sale la posibilidad de ir al equipo Michela Fanini que me permite llegar a ser una de las 50 mejores ciclistas del mundo. Esta reto me permitió tener una experiencia mejor, tenía unos objetivos más claros, por fortuna para mí y para mi carrera, di con un buen equipo de trabajo, con grandes compañeras, con un jefe espectacular, con un director técnico muy inteligente que generó un ambiente positivo que trajo buenos resultados y me ayudó a triunfar deportiva y económicamente. Todo esto contribuyó para lograr un puesto 25 en el Giro de Italia y un séptimo lugar en el Giro de la Toscana, además fui octava en Roma, entre otros buenos resultados.

SCD: Los Juegos Olímpicos ¿Qué pasó con este sueño?

LL: Yo seguí con mi preparación pensado en este objetivo, corría en Europa fuertemente pero lamentablemente no cogía puntos UCI. Pensando en los Olímpicos empiezo a construir con mi papá una página en Facebook que se llamaba “Por el sueño olímpico de Laura Camila”, sin embargo esto y otros factores hicieron que mucha más gente quisiera ir por lo que se volvió mucho más difícil llegar a las justas. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#dreamisreal #RVV #girodellefiandre

A post shared by LAURA LOZANO (@laura_lozano_25) on

 

En ese momento logré un buen ránking por mis logros cuando aparece el llamado para la Selección Colombia, luego firmo con el Servetto donde corro con un buen equipo por las carreras más tradicionales de Europa. Llegó el 2016, vísperas de los Juegos Olímpicos, de pronto recibo una llamada del entrenador de la Selección Colombia donde me dice que voy a estar en el Panamericano con el equipo nacional y que ahí se escogería a la atleta que iría a los Juegos Olímpicos. Me alistó, viajo a Venezuela, compito y logro un quinto lugar, fui la mejor de Colombia. El Panamericano termina, regresó a Colombia de paso para volver a Europa cuando recibo la noticia oficial: otra había sido la corredora elegida para ir a la cita y no era yo… Laura recuerda el momento y llora.

… Aún es demasiado duro para mí, porque fue un sueño construido toda la vida y fue como recibir un baldado de agua fría. Mis compañeras y amigas del equipo me decían: ¿Cómo es posible que no vayas?, en fin…

Por cosas de la vida tengo que seguir compitiendo y en ese Giro esperaba hacer una buena presentación y tan solo en el segundo día un carro de la carrera me atropella. ¡Todo se juntó!, tuve que tomar medicamentos para aguantar el dolor y correr, la prensa estuvo encima y manejar esto no fue fácil. Acá hice un alto en el camino y dije: he hecho dos ciclos olímpicos con posibilidades reales y no sale, ya es algo que no depende de mi. Entendí que cada uno construye su propia historia y que tal vez estar en una olimpiada no era para mí.

SCD: ¿Cuándo decides dejar el ciclismo?

LL: Seguí compitiendo con el Servetto durante ese año pero aunque el nivel de competencia era bueno y podía estar en las grandes pruebas del mundo, el trato no por parte de ellos no fue el mejor. El equipo me fue complicando las cosas, en varias carreras no tuve asistencia y muchas veces tuve que esperar el carro por kilómetros con el manubrio en la mano, muchas veces los llamaba por el radio pero no me contestaban, tuve caídas y me levantaba sin recibir asistencia, cuando el carro me alcanzaba no me cambiaban el equipo y cuando lo hacían me daban una bicicleta que no era la mía, en fin, al final terminaba rezagada por la negligencia de ellos. 

Esto me pasó en muchas carreras hasta que te das cuenta que había preferencias hacia otras corredoras. Recuerdo una caída que tuve en La Course y el carro no llegaba, cuando por fin aparecieron, no me cambiaron nada y así tuve que terminar la etapa. En esos momentos pensé: tengo las condiciones físicas pero si no tengo la infraestructura del equipo va a ser muy difícil. Esto me llevó a tomar la decisión de darme un respiro.

SCD: ¿Cómo fue tu etapa de dirigente, cómo fue la llegada al equipo Merquimia?

LL: Aparece la posibilidad de dirigir el equipo y de encabezar este proyecto. Puedo elegir las corredoras, entrenarlas para así lograr buenos resultados como la victoria en la clásica a Soacha, estos triunfos me permitieron sanar temas de vivencias anteriores lo que fue importante para mí. 

 

El reto no fue fácil porque sabía a lo que me enfrentaba, tenía claro cómo somos las mujeres en muchos aspectos. Pienso que la rivalidad es algo que no ha dejado progresar al ciclismo femenino, si nos diéramos un poco más la mano lograríamos cosas mucho más grandes. Por eso, mi objetivo era descubrir, construir y apoyar los talentos de mis corredoras a partir de mi experiencia, esto no solo ayudó al equipo sino que se convirtió en un proceso de sanación propio que me permitió disfrutar cada detalle y cada victoria. Este proceso me permitió valorar el proceso del grupo de trabajo.

SCD: No esperabas volver al profesionalismo después de ser dirigente ¿Cómo surgió esto?

LL: Estábamos haciendo un gran trabajo en Colombia cuando surge la posibilidad, los Juegos Olímpicos de Tokio estaban a la vuelta de la esquina y digo ¿Qué tal sea la oportunidad de ir?. Corrí los nacionales, me preparé con el equipo y, si te soy sincera, sentía una libertad de correr que no había sentido antes, ya no tenía la misma presión que en otros años. Lo que no fue fácil era correr con el equipo (Merquimia), ayudarlas, dirigirlas y competir. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Full Gas.Today Coll.de rates -Spain FTP ♡ Test #cyclelive #healthmatecycleliveteam ? @gregoryvg_photography

A post shared by LAURA LOZANO (@laura_lozano_25) on

 

Viajo a Bélgica a competir con mi nuevo equipo, salías a entrenar y te encontrabas con el Sky, el Lotto, el Astana, era un entorno increíble, motivador y dices ahora sí llegué donde era. Sin embargo, luego de una prueba en Valencia todo cambió, nunca entendí porque luego de esa prueba tuve que devolverme a Bélgica en carro con el director del equipo, fueron más de 35 horas de viaje y cuando llegamos a la casa del equipo me di cuenta que el dueño vivía ahí mismo, algo fuera de lo común.

SCD: ¿En qué equipo ocurrió esto?

LL: Fue en el Team Health Mate de Bélgica. El director del equipo, el señor Patrick Van Gansen, te llevaba a correr una prueba dependiendo del abrazo que le dieras. Para los pagos ni se diga, en el momento que tenía que pagar decía que no había lavado el carro o no había cocinado. Luego de esto me elige de forma intempestiva para una carrera, en la que no me sentía bien, y ahí es cuando tomo la decisión de no seguir más y devolverme a atender unos asuntos a Colombia. Cuando vuelvo al país estalla la bomba en Bélgica con el equipo cuando surgen unas fuertes acusaciones ante la UCI por los comportamiento del dueño del (Van Gansen) con mis compañeras. Sara Mustonen, corredora sueca del equipo, puso el pie en el renglón y lo denunció ante la UCI, luego salieron varias mujeres que lo acusaron de su comportamiento. Este año (2020) salió el resultado de la investigación donde le prohibieron la dirección de cualquier equipo ciclístico.

SCD: ¿Cómo te ha ido con el tema de la pandemia?

LL: Nunca nos imaginamos que la vida nos fuera a cambiar de tal manera, me he tenido que adaptar a muchas cosas a las que no estaba acostumbrada, sin embargo tengo la bendición de tener un trabajo que me permite hacerlo de manera virtual. Entreno en el simulador y hago clases a través de mi cuenta de Instagram. Estoy estudiando comunicación social en este momento y he estado haciendo unas entrevistas con figuras del ciclismo todos los lunes, hace poco estuvimos con Winner Anacona donde hablamos de la vida y de cómo ayudar a las personas a adaptarse a esta situación.

SCD: ¿Qué viene para lo queda de año para Laura Lozano?

LL: En estos momentos no estoy con el Merquimia, ando trabajando con un centro de entrenamiento donde tenemos unos objetivos a nivel personal, buscaba unos patrocinadores hasta que pasó todo esto. Ahora estoy a la espera de retomar estas actividades.

SCD: Un mensaje para los amantes del ciclismo, para las niñas y las mujeres que están empezando su camino en el ciclismo.

LL: Cualquiera que sea la actividad que elijan disfrútenla. El deporte es algo más que pensar en ganar, el deporte te cambia la vida, es una filosofía que requiere disciplina y que dejará muchas enseñanzas y aprendizajes. Deben tener en cuenta que cuanto más grandes sean sus sueños, así mismo será el trabajo y el esfuerzo para lograrlo, para ser grandes hay que trabajar duro. El ciclismo no es para hacerlo de forma mediocre, siempre deben hacerlo de la mejor manera y disfrutarlo con pasión.

El agradecimiento siempre para Laura Lozano por haber compartido con nosotros esta gran charla sobre su vida y carrera, los mejores deseos siempre desde Señal Colombia Deportes.

Recuerden que pueden seguirla en Instagram como laura_lozano_25.