Así protegen los derechos de autor a los memes y sus creadores


David Jáuregui Sarmiento
08 / 06 / 2018
Meme de la serie "Rage comic".
Imagen para meme clásico que denota incredulidad, en el que se usó la imagen del científico Neil Degrasse Tyson.

Hoy en día ver, compartir e incluso hacer memes es cosa de la cotidianidad. Sin embargo, muchas veces se comparten y se utilizan sin tener en cuenta que hacerlo pueda significar sentir el peso de la ley que protege los derechos de autor.

Como usuarios de la internet y las redes sociales debemos tener algo claro: los derechos de autor aplican a toda creación, por simple y por más usada sin permiso por muchas personas que sea. El asunto que envuelve el meme es que, en realidad, como se trata de contenidos que se convierten en virales con mucha facilidad, a veces sus autores prefieren no hacer nada al respecto porque de una forma u otra ayudan a popularizar un producto. Sin embargo, si el creador de un meme ve que una persona o una empresa utiliza su trabajo para obtener rentabilidades y quiere un parte de ellas, lo único que tiene que hacer es acudir a su abogado.

La vida es un meme
Todos los martes, 8:30 p. m.
 

 

Un ejemplo de lo que puede llegar a suceder es el caso de Trollface, creado por Carlos Ramírez, quien subió en 2008 un dibujo hecho en Paint en el tablón de imágenes 4chan y que sin darse cuenta se convirtió en meme y adquirió mucha popularidad en poco tiempo. A pesar de que Ramírez se enteró al poco tiempo de la difusión que tuvo su creación, solamente hasta 2010 registró sus derechos y, a partir de allí, ha hecho cientos de miles de dólares. Ramírez, después de declararse el creador de trollface, ha defendido el uso de su creación y ha enfrentado incluso a Nintendo, pues tuvo que solicitar la baja de un videojuego llamado MemeRun que estaba alojado en la plataforma Wii U.

El mismo Ramírez ha declarado que cuando se entera del uso de su trollface evalúa si quien lo ha usado está ganando mucho dinero o poco, o nada, para decidir si tiene que entablar acciones legales. Según ha declarado a medios de comunicación, cuando hace reclamos las empresas o personas implicadas prefieren llegar a un acuerdo con él, pues irse a estancias como un juzgado es algo que todo el mundo quiere evitar dado que significan gastos y tiempo perdido, además, en procesos que pueden tardar años.

Imagen original del meme "trollface".

 

Por eso, consultamos con juristas expertos en derechos de autor, para que el uso o la creación de un meme no llegue a consecuencias penales. No es poca cosa. El código penal colombiano, por ejemplo, castiga a los infractores de los derechos de autor en prisión de dos a cinco años y multas de hasta 1.000 salarios mínimos legales vigentes (unos $781,2 millones), por lo que, si un usuario de internet es inteligente evitará a toda costa verse envuelto en un problema de tal magnitud.

 

¿Cómo se protegería un creador de memes en Colombia?

De acuerdo con Carlos Amaya, socio del bufete especializado en derechos de autor Amaya Propiedad Intelectual, en general son pocas las complicaciones que surgen por el uso de imágenes en la fabricación de memes, siempre y cuando el contenido del meme se mantenga en su uso tradicional humorístico y no dañe la imagen de quien aparece en la imagen o del fotograma de algún producto cultural que aparezca en el meme.

“Entramos en un tema de mayor regulación y de protección de derechos cuando la imagen, fotografía, gif o video, tenga ediciones que afecten la reputación de un personaje o compañía”, explicó Amaya. De acuerdo con el abogado, el uso de la imagen de James Rodríguez en un partido de la selección, por ejemplo, para ilustrar el desempeño de un partido, o cualquier situación jocosa puede no representar un problema desde que la edición o el texto que acompaña su imagen no resulte ofensivo para el personaje escogido o dañe su imagen. Lo mismo pasaría si se escoge el fotograma de una película, como por ejemplo de Avengers, la saga de Marvel Comics.

Meme hecho a partir de una escena de Avengers, de Marvel Comics.

 

 

“Los memes tienen el inconveniente de que usan imágenes de personas, entonces en algún punto deja de importar tanto el derecho de autor y más el derecho de imagen, por ejemplo, sobre actores o sobre personajes de ficción o escenas de películas y una alteración indebida puede afectar la imagen de terceros”, subrayó César David Useche, abogado especialista en derechos de autor.

Otro caso es si, por ejemplo, una página web que se dedica a la creación de memes originales protege sus memes haciendo la advertencia de que están sujetos a derechos de autor. En ese caso, si los creadores han hecho explícito que la creación está protegida -tal como lo hizo Ramírez con Trollface-, los usuarios sí deben tener precaución, pues quiere decir que los creadores cuentan la titularidad y el soporte de que son quienes hicieron la imagen del meme y reservan sus derechos.

“En algunos casos los creadores de memes reconocidos no han optado por la explotación económica de estos, pero en otro sí. Todo depende de la facultad de ese derecho. El creador del meme, si es el creador de la imagen y el texto, o solamente la imagen tiene la facultad de reclamar ese derecho. Sin embargo, tendría que contactar a cualquier persona que haga uso de él y reclamarle; de lo contrario se considera permitido su uso en medios digitales sin inconvenientes. Eso sí, se debe mantener siempre el derecho moral, es decir, no alterar autoría original de la pieza. El creador es quien decide si cobrar o no cobrar por el uso de su creación”, explicó Amaya.

 

Sin embargo, proteger los derechos de autor de un meme requiere, necesariamente, tener la constancia de la creación original del meme y, si el creador así lo desea, también puede ir en Colombia a la Superintendencia de Industria y Comercio para registrarlo hacerse de un seguro adicional de su creación. Sin embargo, eso implica hacer un uso más corporativo al derecho de autor, es decir que hay una intención de mantener la exclusividad de la explotación sobre el meme creado de manera que cualquier que haga uso de él, en cualquier plataforma, tenga que contar con el consentimiento del creador, o de lo contrario tendrá que incurrir en el pago de una regalía.

“Pero todo eso debe hacerse a tiempo, porque de lo contrario se puede salir de las manos debido a su rápida propagación en internet. Notificar, por ejemplo, a cinco mil, veinte mil personas que ya lo compartieron o le dieron uso por no hacer la advertencia de exclusividad a tiempo puede ser un esfuerzo que al final puede resultar complicado. Hay que hacerlo a tiempo, pues también tiene que ver con temas marcarios y signos distintivos. Siempre hay que sentar el precedente antes de que la publicación, porque hay un momento en que el producto puede hacerse inadministrable y su uso indiscriminado puede ser difícil de neutralizar”, afirmó Amaya.

Pero eso no es todo. Algo que puede ser ventajoso para quienes comparten memes o los fabrican haciendo uso de fotogramas de películas, por ejemplo, o con personajes de la vida pública, es que si el meme no daña la imagen o afecta sus derechos morales, el titular de la imagen normalmente no opone resistencia, porque al final les sirve para hacerse más populares y viralizar su imagen.

“Ahora bien, si una empresa, por ejemplo, quiere hacer uso en redes de memes para hacer participación en redes, algo que siempre es recomendable es que hagan sus propios memes y así evitar cualquier complicación que pueda surgir por temas de derechos de autor y así se excluye de cualquier inconveniente legal que pueda surgir”, concluyó Useche.

 

Ahora que conoces cómo funcionan las leyes en la creación de memes, ya sabes qué comentarle a la próxima cuenta o usuario que reclame derechos sobre uno.