Los ocho padres de las series de anime más populares


David Jáuregui Sarmiento
23 / 05 / 2018
Personajes de algunas de las series de animé más populares.
Personajes de algunas de las series de animé más populares.
0

La historia del anime, como se conoce a los dibujos animados japoneses, tiene una larga tradición que ya completa casi un siglo de existencia. Sin embargo, esta tradición fue influenciada por la animación estadounidense, y fue hasta la década de 1960 que empezó a hacerse sentir a nivel mundial.

El anime ha llegado a penetrar en todo el mundo con historias para todas las edades y con todo tipo de temáticas, como el deporte con series como Yowamushi pedal (ciclismo), que hace parte de la programación de Señal Colombia, o la mítica Super campeones (fútbol), hasta de temáticas históricas como Samurai X (Rurouni Kenshin) o de fantasía y romance como Sailor Moon, e incluso historias para público adulto, como Death Note, escrita por Tsugumi Ōba e ilustrada por Takeshi Obata.

 

 

Se puede decir que esta industria de animación nació en 1917 con la película Mukuzo Imokawa y el guardián de la entrada (Imokawa Mukuzō Genkanban no Maki), encargado por la compañía Tennenshoku Katsudō Shashin al dibujante de manga Ōten Shimokawa; este impulso se dio a partir de los intentos ya realizados por Francia y Estados Unidos, países en los que la animación ya había empezado a consolidarse, por ejemplo, a través de los cortometrajes de Walt Disney.

La evolución del anime, además, enfrentó momentos de coyunturas históricas como el Gran terremoto de Kantō, en 1923, que retrasó su proceso, así como la primera guerra mundial y la segunda, en la que Japón fue participante activo. Sin embargo, fue hasta 1932, tras la aparición del cine sonoro y a color que apareció El ladrón del castillo de Baguda (Bagudajō no tōzoku), una obra de Ōfuji Noburō, que fue la primera en recibir reconocimiento internacional por su calidad frente a lo que se había hecho en el pasado.

 

Pero, pocos como Osamu Tezuka son tan importantes para el nacimiento del anime moderno. Tezuka rompió con las bases de diseño de personajes definidas en Japón, y las modificó de una manera que nunca se había visto: alargó las piernas, agrandó los ojos, entre otras modificaciones de gran aceptación, y en un trabajo que empezó en 1952 y culminó en 1968 llevó el primer personaje de manga al anime: Astro-boy (Tesuwan Atom).

Este vuelco, el de llevar el manga al anime y de allí a la televisión es fundamental para que series como Dragon Ball, Caballeros del Zodiaco, Naruto y muchos otros fueran lo que son hoy en día, pues el manga japonés constituye una de las tres grandes tradiciones historietísticas a nivel mundial, junto con la estadounidense y la franco-belga. Las historias del manga son hasta la actualidad uno de los principales insumos del anime, al punto que casi todas las producciones actuales fueron primero historietas que se transformaron en series animadas.

 

Ya para los años 60 aparecieron series que aún hoy en día son recordadas como Mach Go go go, mejor conocida como Speed Racer o Meteoro, o Space Cruiser Yamato, y en la siguiente década el mundo del anime vio nacer la Gekigason Juku, impulsada por Kazuo Koike, una suerte de universidad del manga donde surgieron autores como Rumiko Takahashi, autor de Ranma ½, junto con otras series y largometrajes de reconocimiento mundial como Mazinger Z, Heidi, Marco, Capità Harlock, Doraemon, Galaxy Express, UFO Robot Grendizer, Gundam, entre otras.

 

Ya en los años 80 el animé vive sus mejores años y los de máxima expansión a nivel mundial. Surgieron títulos como Dragon Ball, Dragon Ball Z, Gundam, Kinnikuman, Ranma 1/2, Los Caballeros del Zodiaco, Super Campeones, Macross, Mi vecino Totoro, Mai, Candy Candy, entre muchos otros. Para la década del 90 surgieron otras producciones que tuvieron buena acogida en Latinoamérica, como Sailor Moon de Naoko Takeushi o Evalgelion y Akira.

 

Los padres de algunas de las series más representativas

Akira Toriyama (1955)

Toriyama, si así le podemos llamar, el verdadero padre de Gokú, el personaje principal de la serie con reconocimiento mundial Dragon Ball. Tras su primer éxito conocido como Dr. Slump, escribió la historia de Dragon Boy, que contaba las aventuras de Son Gokú y sus amigos en la búsqueda de las siete esferas del dragón, con el fin de invocar al dios dragón. Esta historia sería el comienzo de la saga de Dragon Ball.

 

Naoko Takeuchi (1967)

Ella es una mangaka (como se le denomina a quién hace manga) que se licenció en química farmacéutica y no recibió formación artística alguna, y es la creadora de Sailor Moon.

Takeuchi, en 1991 escribió y creó la historia Codename Wa Sailor V, historia que debido a la enorme popularidad que tomó fue llevada al anime por la compañía Toei Animation, quien la convenció además de que el personaje principal estuviera acompañado por un grupo de chicas. Esa nueva historia, lanzada en 1992, recibió el nombre de Bishoujo Senshi Sailor Moon, más popularmente conocida como Sailor Moon.

 

Masami Kurumada (1953)

Es un mangaka oriundo de Tokio y el creador de Saint Seiya, una obra de manga de 28 volúmenes que se convirtieron en 114 capítulos de animé y cinco películas. Saint Seiya fue nombrado en español Los caballeros del Zodiaco y cuenta la historia de Seiya, quien obtiene la armadura de bronce de Pegaso, y que lo lleva a aventuras de poderosos caballeros que tendrán que proteger a Saori Kido, la reencarnación de la diosa Atenea.

 

Hayao Miyazaki (1941)

Aunque tiene menos fama por su producción de televisión, es un indiscutible padre de numerosos personajes de anime -especialmente en largometrajes- que hacen parte de la cultura pop mundial, como Totoro, el personaje de su película Mi vecino Totoro o Chichiyaku, de El viaje de Chihiro.

Sus películas están enfocadas en públicos infantiles pero cargan un mensaje fuerte de ética pacifista y cuidado de la naturaleza a través de historias fantásticas de facturas tan impresionantes que ha recibido numerosos premios por su trabajo. Dentro de los reconocimientos de Miyazaki se encuentran un premio Óscar honorífico (2014), y otros tres premios de la academia a mejor película de animación en 2002, 2005 y 2013, precisamente por El viaje de Chihiro, El increíble castillo vagabundo y El viento se levanta, respectivamente. También ha recibido por su trabajo un premio Bafta, del Festival Internacional de Cine de Berlín, de Venecia, de la Academia de Japonesa, entre muchos otros.

 

Rumiko Takahashi (1957)

Al igual que Takeushi, creadora de Sailor Moon, no tuvo formación artística sino que estudió química en la universidad. Sin embargo, durante sus años de estudio se dedicó también a ser mangaka y ha llevado desde 1978 sus historias al mundo del anime.

Sin embargo, dos de sus producciones son la que le han dado reconocimiento mundial: Ranma ½ (1987) e Inuyasha (1996), protagonizadas por jóvenes conflictivos, excluidos por sus características (uno se convierte en mujer al hacer contacto con el agua y el otro no es del todo humano) pero con buen corazón y decididos a proteger a las mujeres y las personas que aman.

 

Yoishi Takahashi (1960)

Es el mangaka japonés creador nada más y nada menos que de la serie de fútbol Super Campeones. Se dice que su creación fue impulsada por una organización deportiva que pretendía fomentar el fútbol, que en Japón era considerado como un deporte que no requería inteligencia o juicio racional. Y ¿vaya que lo logró, no?


Takahashi asistió al mundial de 1978 y fue allí donde creció su interés por entender y además enseñar sobre este deporte, y desde ese momento ha hecho historias relacionadas con el fútbol.

 

Nobuhiro Watsuki (1970)

Es quien llevó la historia de Batusai el destajador a los ojos del mundo, así como de una de las transiciones históricas del Japón en su proceso de apertura a occidente: la era Tokugawa. Con la serie Samurai X (Rurouni Kenshin), este mangaka retrató la historia real de Kawakami Gensai, quien de verdad fue uno de los cuatro samuráis Hitokiri, que traduce "destajador de hombres", y que se opuso al Shogunato Tokugawa (gobierno feudal) que pretendía mantener a Japón aislado del mundo.

 

Masashi Kishimoto (1974)

A diferencia de los demás mangakas de la lista, prácticamente se ha dedicado a un único éxito mundial que lo ha llevado a la fama: la historia del joven ninja Naruto. Con su invención (Naruto) estuvo circulando por 15 años,​ hasta el 10 de noviembre de 2014, dando un total de 72 volúmenes, 700 capítulos en total, y​ generando más de 200 millones de copias desde su salida.