Gravedad 1: ¿Cómo se verían las fuerzas armadas del país en el espacio?


David Jáuregui Sarmiento
03 / 05 / 2018
Gravedad 1
Gravedad 1

Gravedad 1, la nueva serie animada que podrás ver en Señal Colombia, presenta una historia de ciencia ficción que refleja la realidad colombiana reciente, que apuesta por una visión del futuro más cercana a nuestra cultura y menos a la visión de los países desarrollados.

Poco más de 100 años en el futuro nuestro mundo ya ha comenzado la extracción de minerales y otras actividades en estaciones espaciales, y Colombia, así como los países de la región Andina, no son la excepción. Sin embargo, lejos de convertirse en una actividad económica que beneficie a los habitantes de liderados por el Gobierno Andino, la extracción llevó a una guerra sin cuartel propiciada por una rebelión de los trabajadores lunares contra el Consorcio Minero, organización encargada de la explotación minera en el espacio.

La lucha contra la rebelión, liderada por la Armada del Gobierno Andino, fue tratada con excesiva violencia y producto de los excesos bélicos, el enfrentamiento con los trabajadores lunares en revuelta dio como resultado la destrucción de la luna que iluminaba la tierra durante las noches. Aún así, la ausencia del astro lunar no detuvo la extracción minera y, por el contrario, incrementó las diferencias entre rebeldes y miembros del Gobierno, dando como resultado el recrudecimiento del conflicto.

La historia, contada con lujo de detalles en Gravedad 1, primera serie de ciencia ficción animada producida por Señal Colombia, en una apuesta por aterrizar el futuro de la exploración espacial de la especie humana, así como las posibles consecuencias de las problemáticas propias de la región en un futuro no muy distante en el que los gobiernos se siguen enfrentando a los civiles a pesar de los avances tecnológicos.

Así, Gravedad 1 traslada al público a una historia de ciencia ficción en la que oficiales de la Armada, como Omar Portilla o Nelly Ávila, y sus subalternos, como el joven Lucas Barrera, se enfrentan, unos por obligación y otros por convicción, en una guerra sin salida contra rebeldes como Julia Murillo, alias Tomasa, o Bernardo Bol, alias Moyo, combatientes de la rebelión.

A pesar del daño que ha generado para quienes habitan el planeta tierra, el Consorcio Minero continúa ignorando la ausencia de la luna y la explotación con minera sigue en medio del conflicto armado.

“Es una historia de una guerra en el futuro que tiene bastantes paralelos con la historia reciente de Colombia. Tiene su lógica propia, pero no es tan lejana de lo que conocemos como país en los últimos años”, afirmó Andrés Rojas, guionista de la serie.

Para el guionista, Gravedad 1 tiene a su favor la intención de hacer algo que la ciencia ficción no tiene en su historia en Colombia: hacer una producción del género en español, acercándose a las realidades propias del país a través de una historia que presenta posibilidades cercanas en un mundo de exploración espacial en el que los países andinos también harán parte, no solamente los países desarrollados, como tradicionalmente ha relatado la ciencia ficción.

“Hay muchas cosas del universo del género, como los viajes al espacio, la falta de gravedad, por ejemplo, que sirve para hacer metáforas sobre la realidad conocida. La gravedad como metáfora del peso que vuelve a sentir la gente que regresa a la tierra después de volver del espacio sirve como metáfora del peso de las decisiones que se toman en la vida y de la diferencia que puede tener alguien cuando vuelve a la vida normal tras haber estado en una guerra”, explicó Rojas.

Pero la exploración narrativa de Gravedad 1 no se limita a la temática propia del género pero a partir de una ubicación geográfica cercana a la nuestra, sino con elementos distintivos de la región y de la cotidianidad a través del uso de nombres característicos de nuestros países, así como de los apellidos, y de nombres de naves o estaciones espaciales que a la vez son característicos de la región andina: si, por ejemplo, la nave de Morfeo en Matrix, uno de los personajes míticos de la trilogía de las hermanas Wachovski, era llamada Nabucodonosor en relación con el rey babilonio Nabucodonosor II, en Gravedad 1 las estaciones y naves son nombradas en honor a lugares emblemáticos de la región, como por ejemplo Aconcagua, una región montañosa en Mendoza, Argentina.


“Está, de alguna manera, en la cabeza del público que la galaxia habla en inglés y por eso intentamos acercar esa concepción a la realidad latinoamericana y colombiana. Por eso los personajes tienen acentos colombianos y nombres de la región, más familiares a nuestro público. Los lugares en el espacio de la serie recuerdan cosas de la tierra, y en muchos casos lugares colombianos. No es una ciencia ficción neutra, en abstracto, sino que tiene un origen, una historia más cercana”, agregó Rojas.

La serie, además, rompe los moldes de la historia de la ciencia ficción en el país, pues aunque en Colombia hay producción de ciencia ficción en radio, literatura y demás formas narrativas, no hay una tradición como tal, pues, como explicó Rojas, es difícil aprender ciencia ficción leyendo autores colombianos, sino que todo el mundo llega al género por el canon que viene de Estados Unidos y de Europa en general. “Poco se explora la ciencia ficción africana o japonesa, por ejemplo”, complementó Rojas.

Para el director, Carlos Smith, Gravedad 1 es una apuesta de Señal Colombia revolucionaria, pues se trata de una de las pocas producciones animadas de ciencia ficción que se han hecho en colombia, y la primera desarrollada por el canal de este tipo, con la que se puede llegar al público joven por la aceptación general del género y, además, es una forma de enganchar a las audiencias con su realidad.

La buena ciencia ficción habla en el fondo de la realidad, de lo que puede pasar, hacia dónde debemos ir y de alguna manera hace una mirada crítica sobre nosotros mismos, no solamente es una forma de contar historias fantásticas sino también de llevar a la crítica. De la misma forma es importante porque es un acercamiento que ha descuidado la oferta televisiva nacional”, concluyó Smith.

Esta serie es una coproducción de Señal Colombia con HIERROAnimación y Autobótika, y podrás verla sábados y domingos a las 8:00 p. m. a partir del 12 de mayo por la pantalla de Señal Colombia.