'Una canta, la otra no', el cine feminista de Agnès Varda


David Jáuregui Sarmiento
26 / 02 / 2020
Una canta la otra no cine feminista senal colombia
0

"Mi cuerpo es mío y soy quien decide si quiero o no quiero parir", es una de las frases que se escucha a una de las protagonistas de la película 'Una canta, la otra no' (1977), dirigida por la artista y cineasta belga Agnès Varda (1928-2019). Varda, quien se destacó en el mundo por ser pionera en el cine feminista, estrenó esta película finalizando la década de 1970 y, décadas después, la discusión sobre la libertad de las mujeres para abortar sigue en discusión en muchos lugares del mundo.

Protagonizada por Valérie Mairesse y Thérèse Liotard, esta cinta cuenta la historia de Pomme y Suzanne, dos mujeres que vivirán en carne propia las dificultades de dicha decisión en una sociedad conservadora, y las diferencias que hay entre unas mujeres y otras para hacer con mayor o menor libertad un aborto.



Varda, quien a lo largo de su trayectoria recibió numerosos premios, como el León de Oro del Festival de Cine de Venecia en 1985, por la película 'Sans toit ni loi' (Sin techo ni ley) y también recibió en 2017 un Óscar honorífico por su carrera, centró con esta película una problemática recurrente del movimiento del feminismo: la libertad de una mujer para decidir si quiere ser madre o no, y los riesgos que corren las mujeres de menos recursos que no pueden tomar esa decisión de forma segura.

Varda, una artista visionaria, se aseguró de que la película, sin ser una obra maestra, quedara como un documento audiovisual de un momento histórico que empezó a mediados del siglo pasado, pero que no termina, asegurándose así una pieza cinametográfica que parece sacada del presente. Con esto, Agnès Varda se las ingenió para hacer de su película un fragmento de la memoria del mundo.


ArtículoLa memoria del mundo a través del cine


De esta manera, Varda nos lleva por la historia de Pomme, una chica de 17 años que desea ser cantante en el coro de la escuela, quien conoce a Jérome, un fotógrafo cuya novia (Suzanne) está embarazada por tercera vez. Suzanne, sin embargo, a pesar de contar con el apoyo de su esposo, no puede permitirse traer al mundo otra boca más para alimentar, por lo que Pomme emprende una gesta para ayudar a Suzanne a que pueda realizarse un aborto ilegal.

Lo que ocurre es algo que solamente se puede descubrir al ver la película, pero no es lo más significativo de esta historia. El impacto de lo que ocurrió solamente se descubre diez años después en la línea temporal de 'Una canta, la otra no', cuando se encuentran en una manifestación en favor del aborto. Para ese momento, la vida de ambas ha cambiado de manera irrevocable gracias al movimiento de liberación femenina.