10 directores del cine independiente que la sacaron del estadio


David Jáuregui Sarmiento
27 / 09 / 2018
Imagen de la película Jimmy's Hall.
Imagen de la película Jimmy´s Hall.
0

En Señal Colombia disfrutamos todo de tipo de cine, desde las comedias románticas más celebradas de Hollywood hasta las genialidades que ofrece el cine independiente del mundo. Por eso, este mes tenemos dentro del catálogo varias obras de directores independientes, entre ellos el inglés Ken Loach, quien trae su propia visión del conflicto irlandés.

Sin embargo, ser o no ser un director independiente es un límite difuso, borroso, casi tácito que no está muy claro pues algunos de los directores de cine más celebrados en la actualidad y que ya no son considerados independientes, alguna vez fueron cineastas independientes casi desconocidos por la escena internacional pero que, una vez sus obras fueron conocidos por el mundo, pasaron a ser leyendas del séptimo arte.

La lista no es corta, pero basta con recordar nombres como Stanley Kubrick, Martin Scorsese, David Lynch o incluso Quentin Tarantino, quienes con títulos como Full Metal Jacket (1987), Taxi Driver (1976), El hombre elefante (1980) o Perros de reserva (1992) se hicieron un nombre como magníficos directores de cine sin ser celebrados por la academia estadounidense, pero que con el tiempo se convertirían en referentes del séptimo arte a nivel mundial a pesar de no guiarse en los límites del cine comercial.

En general, cuando hablamos de directores de cine independiente se habla de quienes hacen filmes al margen de los circuitos comerciales y de producción habituales; esto es que no han sido producida por grandes estudios cinematográficos (como Universal o Fox, por ejemplo), y que por lo general son producciones de bajo o medio presupuesto de una productora pequeña que apuesta por las ideas novedosas de cineastas sin tanto reconocimiento.

Por eso, apropósito de la película Jimmy´s Hall (2014) te tenemos un recuento de algunos cineastas clásicos y recientes junto los que ya mencionamos y que, sin duda alguna, la rompieron con sus propias historias y forma de contar las historias.

 

10 directores de cine independiente que la sacaron del estadio

Ken Loach

Loach no está en el listado solamente porque tendremos su película Jimmy´s Hall en nuestras pantallas, sino porque el director inglés es uno de los cineastas más laureados del Festival de Cannes, el certamen de cine independiente más importante del mundo. Loach tiene el privilegio de figurar como uno de nueve directores que han logrado ganar la Palma de Oro (el máximo reconcimiento) del festival en dos ocasiones: en 2006 con su película The wind that strakes the Barley (El viento que agita la cebada) y en 2016 con su film I, Daniel Blake (Yo, Daniel Blake).

 

En el caso de la película Jimmy´s Hall (El salón de Jimmy), el director contó la historia real de James Gralton, un activista y líder comunista irlandés que se convirtió en el único deportado político de la República de Irlanda, sin duda, una historia que todo cinéfilo estará encantado de disfrutar de la mano de Loach.

 

Carlos Reygadas

Los latinos ya no están excluidos del circuito internacional de cine independiente, y Carlos Reygadas es la muestra del botón: el mexicano fue galardonado con el Premio Ariel a la Mejor Dirección en 2008, y también con el premio al Mejor Director en el Festival de Cannes en 2012.

Algunas de sus películas, como Japón (2002)Batalla en el cielo (2005) o Post tenebras lux (2012) han tenido excelente recibida en el Festival de Cannes, y desde 2002 con Japón su trabajo ha sido celebrado en el festival bien sea por el trabajo de cámara, han sido aclamada y seleccionadas para la palma de oro y, como ya sabemos, ha sido destacada su trabajo de dirección.

 

Este dirección, vale la pena destacar, no se crió en las huestes del cine como muchos de los directores afamados del cine independiente, sino que antes de hacer películas practicó el derecho internacional, después de graduarse como abogado en la Escuela libre de derecho de México.

 

Jhon Cassavetes

Como muchos de los directores de este listado, este cineasta y director estadounidense no logró un solo galardón en los premios Óscar, de la academia norteamericana, pero sí se hizo acreedor a varias nominaciones de este gremio, así como de los Globos de oro.

Cassavetes tampoco tiene renombre entre los anales del cine con el mismo bombo que Kubrick o Lynch, pero no deja de ser considerado uno de los pioneros del cine independiente, especialmente del cine independiente norteamericano. Una característica de este cineasta es que este director permitía la improvisación durante las grabaciones como una técnica de realización, a pesar de que sus citas contaban con un guion bien consolidado.

Cassavetes, como pocos en los inicios del siglo XX, permitía a sus actores llevar sus propias interpretaciones de los personajes a la escena, que aunque en general estaba escrita, pero también tenía fama de receptivo a la hora de tomar una nueva dirección si el actor así se lo sugería, una característica que tampoco comparten muchos cineastas.

Una mujer bajo la influencia (1974) es tal vez una de sus películas más importantes, y fue una de las que le valió nominación de la academia gringa como mejor director.

 

Xavier Dolan

Xavier Dolan no es nuevo en nuestros artículos sobre cine, pues este joven canadiense se ha destacado, entre otras cosas, porque en menos de tres décadas ha participado como actor en nueve películas, dos cortometrajes y tres series de televisión, además por labor como cineasta, en la que tiene un prontuario del que algunos de los directores más sobresalientes de Hollywood habrían querido ostentar.

En su corta carrera, Dolan se ha hecho acreedor, por sus siete películas, a nueve reconocimientos del Festival de Cannes, a otros dos del Festival de cine Francófono de Namur, otro del Festival de Cine de Rotterdam; otro del festival de Cine de Venecia, entre muchos otros de las más de dos docenas de premios que ha recibido por su filmografía desde que en 2009 estrenó su ópera prima J’ai tué ma mère (2009) (Yo maté a mi madre).

Leer también: El cine liberador del canadiense Xavier Dolan

Dolan es hoy en día un chico sobresaliente del mundo del cine que, según parece, tiene la magia para hacer películas profundamente conmovedoras y realistas que, como si fuera poco, son del gusto de los críticos de cine en Festivales como el de Cannes, uno de los más importantes de la industria del cine y, especialmente, del cine “independiente”.

 

Jim Jarmusch

De acuerdo con la revista digital especializada en entretenimiento, Hipertextual, de Jim Jarmuch se dice que es en la actualidad el cineasta más destacado del movimiento independiente estadounidense, y se le atribuye de hacer relevante la nueva ola independiente con sus películas.

“Los personajes que pueblan su mundo cinematográfico son estoicos en su mayoría. No se preocupan por lo que pueda depararles el futuro; aceptan su destino sin expectativas y no son particularmente ambiciosos. Así, permiten que el guion los guíe sin resistirse. En las obras de Jim no se encuentran trágicos dramas shakesperianos, sino historias simples que se acercan mucho a la realidad”, aseguró Hipertextual en su publicación.

Jarmusch es tan independiente que ni siquiera ha sido ganador en festivales de relevancia, aunque ha alcanzado menciones importantes en Cannes; pero no por eso ha dejado de trabajar con artistas de la calidad de Roberto Benigni, Steve Buscemi, Toma Waits, Iggy Pop, Jack White, Bill Murray, entre muchos otros.

Café y cigarrillos (2003) es una de las películas que le han significado reconocimiento, y que tienen su sello de independiente y disruptivo.

 

Lars Von Trier

Von Trier es el independiente de los independientes y en muchos círculos es considerado un verdadero genio del cine. Este director danés es, además, tremendamente controversial por las temáticas y la forma en la que aborda sus películas, y por ello es considerado uno de los directores más innovadores y multidisciplinares del cine actual.

Su talento es tal que con su ópera prima, El elemento del crimen (1984), logró despertar la atención de los jurados de Cannes, y recibió de entrada un reconocimiento por el trabajo técnico en su realización. Este cineasta fue uno de los creadores de la corriente fílmica conocida como Dogma 95, que apela al regreso de historias más creíbles en la industria cinematográfica, así como al uso mínimo de los efectos especiales, hecho que no podría alejarlo más del cine comercial.

Algunas de sus producciones más destacadas vienen en forma de trilogías, como la de Europa, U.S.A y la trilogía de la depresión, en la que han aparecido obras de magnífica importancia para el cine por el tratamiento de las historias y sus narraciones cinematográficas.

Ninfomaniaca (2013), Anticristo (2009); Manderlay (2005), Dogville (2003) o Epidemic (1987) son algunas de dichas películas de las trilogías. En todas ellas, a pesar de su sello de cine independiente, ha colaborado con estrellas de la talla de Nicole Kidman, Bjork, William Dafoe, Charlotte Gainsbourg, entre muchos otros talentosos actores.

 

Guy Ritchie

Este director inglés ya no hace parte integral del grupo de independientes pues, por sus sobresalientes producciones “indie”, ya se le ha visto dirigiendo películas para grandes productoras. Sin embargo, no cabe duda de que este director ha sabido hacerse con un sello narrativo propio que lo ha llenado de reconocimientos de parte del público, pero nada importante con respecto a festivales salvo por algunas nominaciones y premios como el Empire, de la publicación inglesa Empire.

Sin embargo, Ritchie lo dejó todo desde el principio y desde su debut en 1995 con el corto The Hard Case, seguido de su primer largometraje Lock, Stock and Two Smoking Barrelsen (1998), que se convertiría en una película de culto aclamada por su ingenio, y en la que selló su estilo exitoso, caracterizado por  manejar varias tramas que acaban entrelazándose en el desarrollo de las historias.

 

El más grande salto de este director se debió a la película Snatch: cerdos y diamantes (2000) que es una rara combinación entre independiente y comercial, pues su desarrollo y manejo se hizo como el de una independiente, pero el apoyo que recibió de la productora Columbia Tristar le ayudó a darle reconocimiento mundial y lo dotó con actores de la talla de Brad Pitt y Benicio del Toro, además de sus actores favoritos (y a quienes lanzó a la fama), Jason Statham y Vinie Jones, un violento exfutbolista inglés.

 

Alfonso Gómez Rejón

Gómez Rejón es un director joven cuya mayoría de participaciones han sido para la televisión norteamericana y como asistente de dirección de genios como Martin Scorsese , Robert de Niro o Alejandro González Iñarritu. Sin embargo, su primera película Me and Earl and the Dying Girl (2015) ha sido halagada ampliamente por los jurados del cine independiente, y por este largometraje se hizo acreedor de premios del Phoenix Film Critics Society, Teen Choice Awards y Sundance Film Festival, este último un reconocido circuito del cine independiente.

 

Masaaki Yuasa

En la escena independiente del cine no podía hacer falta la cuota oriental, y Masaaki Yuasa hace parte de esos directores de cine independiente que no podemos ignorar. Yuasa es una promesa del género que con películas como Ping Pong (2014), The Tatami Galaxy (2010) y Kaiba (2008), ha renovado la forma en la que el mundo percibe el anime, así como los dibujos animados estadounidenses, en los que se anotó un capítulo sin precedentes en el programa Hora de Aventura, como director invitado.

 

Park Chan Wook

Este cineasta surcoreano es responsable por películas como Oldboy (2003) y Sympathy for Mr. Vengeance (2002), y cuenta con fama internacional desde hace varios años por sus reconocidas habilidades para contar historias emocionantes plagadas de humor negro y violencia. Aunque viene haciendo películas desde 1992, fue hasta Oldboy que Chan Wook llegó a llamar la atención de los jurados del Cannes, quienes en 2004 le orotgaron el Grand Prix por dicho largometraje.

 

Se dice, incluso, que el cine de Park es tan popular que el mismísimo director Quentin Tarantino es un fan declarado de Park, y que como presidente del jurado en el Festival de Cannes de 2004, presionó para que Oldboy fuera galardonada con la palma de oro, aunque no la consiguió. Sin embargo, Oldboy obtuvo el gran premio del jurado, el segundo galardón más importante de la competencia.