'Días de vinilo', puro humor argentino


Paola Arcila Perdomo
04 / 05 / 2018
Imagen de la película 'Días de vinilo'.
'Días de vinilo', puro humor argentino
0

La película 'Días de vinilo' retrata la historia de cuatro amigos que se conocen desde la infancia y que han estado unidos a través del tiempo gracias a la música. Damián es cineasta y amante de la música, Luciano es locutor radial, Facundo sueña con ser compositor y Marcelo lidera una banda musical que se llama Los Hitles como un tributo a The Beatles.

Este es el panorama general de la cinta que Gabriel Nesci trae a nuestra pantalla; una combinación de comedia y drama en donde la música es el punto de giro de cada uno de los personajes. En Días de vinilo la nostalgia, los guiños musicales y el humor son parte de las cuatro historias de estos sujetos.

Entonces, ¿cuáles son esas características de cine de comedia argentino?, ¿qué hace especial este tipo de cine?. Te lo contamos y de paso te dejamos el tráiler de esta cinta para que calentemos motores.

Leer también: De Queen a The Beatles: así suena "Días de vinilo"

 

El humor negro

Una de las películas más taquilleras de la historia argentina fue Relatos Salvajes de Damián Szifrón. La cinta, que llegó a la gran pantalla en 2014 y que fue nominada al Oscar como mejor película de habla no inglesa, mostró una acumulación de episodios de ira en los personajes, cada uno de ellos con crueles pero divertidas reacciones que nos llevan de alguna manera a tener empatía por los protagonistas de estos seis capítulos.

Relatos salvajes es una de las tantas cintas que lleva a conocer una de las más fuertes características de la comedia argentina en la que podemos estar muy tensos pero que gracias a ese humor negro nos mantenemos con una sonrisa perversa. Es ese tipo de comedia en la que nos sorprendemos cuando nos estamos riendo, pero que escarba ese mundo malvado que se condensa con el humor.

 

La tragicomedia

Una de las cintas que mejor refleja la tragicomedia como una de las características del cine argentino es Un cuento chino, una producción que relata la historia de un hombre malgeniado y maniático a quien prácticamente "le cae un chino del cielo". Roberto y Jun tratan de entablar una conversación pero el chino no sabe ni una palabra de español. Una trama sencilla y divertida que refleja la vida de dos personajes unidos por la desgracia.

 

 

Cintas como esta presentan tragicomedias de principio a fin, porque los protagonistas están pasando malos momentos pero solucionan las cosas con humor. Y es que a estos personajes les suceden tantas cosas inverosímiles que la única opción que queda es reír.

Es el mismo caso de cintas como El hijo de la novia, un éxito de taquilla que logró recaudar un total de 8.5 millones de dólares y que muestra con humor y drama el señalamiento del paso del tiempo y el reconocimiento frente a lo que vale la pena. Éste, por ejemplo, es un filme que podría haberse convertido en un dramón pero que es equilibrado, divertido y sincero gracias a su delicado humor.

También puedes ver: La unión ganadora de Juan José Campanella y Ricardo Darín

 

El engaño

En este aspecto el cine argentino puede ser realmente fascinantes. Aquí no siempre queremos que ganen los buenos, de hecho, se tiene un cierto amor por los villanos, no solo por la divertida inocencia que cargan sino porque ellos mismos crean sus misterios y sus problemas.

Uno de los mejores ejemplos para hablar de esta característica es la cinta de Fabián Belinsky, Nueve reinas, la historia de un estafador sin escrúpulos quien debe asociarse con un verdadero novato para venderle estampillas falsas a un coleccionista. Aquí estos personajes planean el crimen del siglo, el que los va a sacar de pobres. La narrativa que vemos en este filme es fluida, ingeniosa y cínica.

No dejes de ver: Thrillers argentinos que te dejarán pegado a la silla

La ironía

En esta característica encajan decenas de películas argentinas. Es el caso de El nido vacío de Daniel Burman, película en la que el director hace uso de un agudo sentido del humor y bastante destreza en escenas cotidianas e irónicas en las que vamos creando empatía con los personajes.

La cinta es narrada en tono de comedia agridulce en la que la vida de un matrimonio es cambiada cuando sus hijos crecen y ellos comienzan a vivir la crisis de la edad, mientras ella vive la emoción de las fiestas universitarias, él vive el deseo de un cambio de estilo de vida.

El cine argentino ha creado un lenguaje propio y cada director le ha puesto su sello. Por ejemplo, en el caso de Damián Szifrón, director de Relatos Salvajes, creó el filme policíaco condimentado con humor Tiempo de valientes o la divertida dupla de Jorge Gaggero, Cama adentro, que nos presenta un filme en el que la señora millonaria y su mucama luchan por conservar las apariencias. Películas que tienen su lenguaje propio y que nos invitan a reírnos una y otra vez.