Descubre la belleza de la fotografía en “La tierra y la sombra”


David Jáuregui Sarmiento
13 / 11 / 2018
Galería de fotogramas de la película "La tierra y la sombra"
Foto fija de Alfonso, uno de los protagonistas de la película La tierra y la sombra.
Fotograma de la película La tierra y la sombra.
Fotograma de la película La tierra y la sombra.
Foto fija de la película La tierra y la sombra.
Fotograma de la película La tierra y la sombra.
Fotograma de la película La tierra y la sombra.
Fotograma de la película La tierra y la sombra.
0

Como se ha visto en películas como Los viajes del viento (2009) o El abrazo de la serpiente (2015) –ambas de Ciro Guerra– la fotografía es uno de los principales fuertes de estas producciones nacionales. Sin embargo, algunas veces genera confusión qué significa una buena o mala fotografía en un largometraje, o cuál es la función del director de fotografía de una película.

Para entenderlo mejor tomamos como ejemplo la película La tierra y la sombra (2015), que estará en las pantallas de Señal Colombia. En esta película, además de la dirección de César Augusto Acevedo, la labor de Mateo Guzmán, el director de fotografía es digna de mención.

Si bien este largometraje es contemplativo y lento, es precisamente gracias a elementos como la fotografía y la banda sonora que fue destacado en el Festival de Cannes con el premio Cámara de Oro, entre otros reconocimientos.

También puedes leer: La banda sonora de Whiplash, más allá del jazz

Un director de fotografía, junto con el director de la película, se encarga de seleccionar los escenarios de las grabaciones, decide cuál es el encuadre de la imagen, la altura de la cámara o incluso dónde deben ubicarse los personajes de la película al momento de la filmación.

Además, el director de fotografía cuida aspectos técnicos como la iluminación, la colorización o que la intención del plano responda al guión y los intereses del director.

Estas tareas son, en otras palabras, una parte importante de lo que determina desde la belleza de la imagen, su carácter narrativo acertado o desacertado para la historia, hasta la verosimilitud de lo que se cuenta.

 

De esta manera, junto con el trabajo de montaje, un director de fotografía puede llegar a componer imágenes y tiros de cámara que hagan parecer cuadros de paisajismo, o imágenes oníricas que se desfasan de la realidad, como ocurre en las películas de David Lynch.

Leer también: Del montaje hacia el horror, las imágenes oníricas de Eraserhead.


La fotografía de La tierra y la sombra

La historia de La tierra y la sombra es una historia triste, enmarcada en los acontecimientos de una familia campesina en algún lugar de Colombia, donde el cultivo extensivo de caña de azúcar se ha comido todas las fincas del lugar y lo ha convertido en un paraje en el que en la noche llueven cenizas.

El relato cuenta la llegada de Alfonso a su antigua casa, donde su familia ya no lo reconoce después de más de una década de ausencia, pero que ha sido solicitado para ayudar con la situación: su hijo, padre y esposo y quien provee con su trabajo al hogar, está enfermo y cerca de morir.

Esto quiere decir que la narración se desenvuelve, en su mayoría, en los cultivos de caña, los alrededores del hogar y el interior de la casa a la que ha llegado Alfonso.

 

Como ya hemos explicado previamente en otros artículos , la forma en la que la cámara captura la imagen que se proyecta en las salas y en las pantallas está repleta de intencionalidad, y el director decide cómo se hará la iluminación, si los encuadres siempre responderán a composiciones simétricas (guardando todas las proporciones), si se trabajará con luz natural o si, por ejemplo, durante la grabación de las escenas la cámara está estática o en constante movimiento.

Ver: La magia del encuadre y el manejo de cámara en Amélie

En el caso de esta producción colombiana, Mateo Guzmán tuvo el reto de retratar el campo colombiano de la manera menos artificial posible, con algo de poética pero regido por cómo verían los ojos humanos el campo en el que se desarrolla la historia.

El director siempre quería contar algo con las imágenes, quería que no fuera solamente imágenes bellas de un paisaje, persona o lugar, sino que lo que pasara dentro del cuadro estuviera en función de la narración (..) tuvimos como referencia de las imágenes algunos pintores costumbristas o naturalistas, como Millet o Andrew Wyeth.

Mateo Guzmán, director de fotografía de La tierra y la sombra

Para lograrlo, como explicó el mismo Guzmán, los realizadores se valieron de artistas que ya han explorado en el pasado la imagen costumbrista –del trabajo en el campo–, así como otros cuyas representaciones visuales se ubicaran en lugares alejados de la urbe como el que es protagonista de la historia que protagonizan Alfonso y su familia.

Los ejemplos son numerosos y podemos dejarte algunos para que observes con nosotros en la película.

Video: Proceso de realización de la película sobre la fotografía.

De entrada se puede observar que el largometraje tendrá planos largos y pausados, pero muy bien construidos y con intención narrativa bien establecida.

En la escena que abre la producción podemos ver a Alfonso en una carretera rodeada de cultivo de caña, pero con una perspectiva profunda y árida, en la que lo más cercano a contacto entre personas es el paso de vehículos de motor y el polvo que despierta para la soledad de los habitantes del lugar.

Fotograma de la película La tierra y la sombra

 

Otro elemento importante para la película es el imponente árbol de Samán que acompaña la propiedad de Alfonso y su familia, elemento que aparece recurrentemente como un personaje más de la historia y que se ve en los encuadres fabricados por Guzmán.

En uno de ellos, el árbol aparece junto a Alfonso y su nieto en un momento en el que apenas se están presentado al espectador los personajes y donde podemos ver a los tres en una composición que denota una proporción áurea bien cuidada.

Esto significa que el director pensó el encuadre para que las proporciones de campo y la ubicación de los personajes queden distribuidos según una proporción matemática que se supone perfecta, casi mística y que han usado los mejores artistas como referencia de proporción en la imagen.

Fotograma de la película La sombra y la tierra con gráfico de proporción Áurea.

Imagen: fotograma de la escena explicada con el esquema de proporción áurea.

De la misma forma, otra característica importante de las composiciones de Guzmán responde a la realidad de los campos alejados de la ciudad: la oscuridad como parte del paisaje.

La oscuridad juega un papel importante en la narración y Guzmán no dudó en oscurecer la imagen lo suficiente para transportarnos al lugar de la manera menos artificial posible: con poca iluminación en las noches en las que reina la falta de luz y con la oscuridad como un elemento que dictamina el estado de las cosas aún en la luz del día.

Por un lado, cuando el espectador se encuentra con la casa familiar, aún sin saber lo que ha pasado, sabe por la iluminación opaca y por la ausencia de luz que algo sombrío ocurre allí; intuye que la muerte o la enfermedad hacen parte de la historia.

A lo largo de la narración este recurso de la luz escasa aparece frecuentemente, así como el interior oscuro mirando hacia afuera en el campo, donde la luz y la belleza abundan.

Fotograma de la película La tierra y la sombra.

En las noches, que también son recurrentes en la historia, nos encontramos con que la iluminación es escasa, casi inexistente, como ocurre en la realidad y tal como lo veríamos en una noche oscura en el campo. El espectador del filme se encuentra con la noche de la provincia en la que el oído cobra más importancia que la vista, porque sin luz las imágenes son difíciles de descifrar.

Fotograma de la película La tierra y la sombra.

Pero, además, como dijo el director de fotografía, la influencia de los pintores costumbristas cobra vida en la colorización de las imágenes, llevada a la imagen fílmica con colores pastel y colores claros vivos, atenuados por el sol del atardecer, transportándonos así al día a día del trabajador de la tierra, la amplitud de las cosechas y la dura labor que llevan a cabo.

Fotograma de la película La tierra y la sombra.

Después de conocer los detalles fotográficos de ésta película colombiana, no olvides verla, comentarla con tus allegados y compartirnos mucho más sobre este tema en nuestras redes sociales.