"La princesa Mononoke": humanos vs. naturaleza


David Jáuregui Sarmiento
13 / 07 / 2021
Cine

La princesa Mononoke

Una joven junto a un lobo en la película La princesa Mononoke
0

La princesa Mononoke (1997) es la sexta película de animación japonesa escrita y dirigida por el legendario cineasta Hayao Miyazaki.

Producida por el afamado Studio Ghibli, cofundado por Miyazaki, La princesa Mononoke ha sido uno de los más grandes éxitos de la productora.

La película fue un éxito de taquilla, convirtiéndose en su año de lanzamiento en la película de mayor recaudación en la historia del Japón hasta ese momento, incluso por encima del popular largometraje Titanic.

Ambientada en la nación del sol naciente durante la edad media, La princesa Mononoke se centra en la lucha entre los guardianes sobrenaturales de un bosque y los humanos que profanan sus recursos.

De esta manera, Miyazaki, en medio de su genialidad para llevar a sus obras algunos de los dramas más profundos del ser humano, lanzó una película que además de contar una historia fantástica promueve el pensamiento crítico alrededor de la importancia del cuidado del medio ambiente.

Por este motivo, incluso, se trata de una de las películas recomendadas por la organización WWF, la principal organización de conservación de la naturaleza a nivel global.

A pesar de que esta es una historia de fantasía, llena de mitos y personajes fantásticos, no deja de estar cercana y basada en características reales de la naturaleza, como la enseñanza de que ésta es el sustento de toda la vida, transmitiendo un enorme respeto por el bosque y todos los seres que habitan allí y dejándonos la interrogante de cuál es la prioridad: ¿el progreso a costa de la naturaleza? ¿O evitar la intervención humana?

Lissette García para la WWF

Un jabalí enfurecido, cubierto de gusanos ataca en la película La princesa Mononoke

La princesa Mononoke cuenta la aventura del príncipe Ashitaka, quien recibe en su aldea el ataque de un jabalí endemoniado que lo contagia con una terrible maldición que se manifiesta en su brazo.

El jabalí, caído en combate contra Ashitaka, resulta ser un ser divino llamado Nago que por cuenta de una misteriosa bola de hierro en su cuerpo ha perdido la compostura y ha atacado la aldea del príncipe.

Para encontrar la solución a su destino, por consejo de los mayores de la aldea, Ashitaka sale en busca de las tierras del dios Ciervo, de dónde provenía Nago, pues sólo él puede liberarlo de la maldición.

Una pareja de jóvenes montan animales silvestres en la película La princesa Mononoke

Es así como Ashitaka descubre un poblado inmerso en una isla, que más que un poblado es gigantesca una fundición de hierro liderada por la empresaria Dama Eboshi, con quien Ashitaka encuentra respuestas al misterio sobre el sortilegio de su brazo.

Eboshi ha levantado una fortaleza extrayendo hierro del bosque, y como consecuencia de su emprendimiento también ha deforestado una gigantesca porción de bosques a su paso.

En medio de un conflicto bélico entre Eboshi y los protectores del bosque, Ashitaka conoce a San, la princesa Mononoke (cuyo nombre traduce “espíritu vengador”). Ella, hija de los dioses lobo y protectora del bosque y los animales, hace el contrapeso a Eboshi, quien parece devorar la naturaleza y la vida a su paso.

En su periplo, Ashitaka, aconsejado por los ancianos, trata de ver todo el conflicto entre los protectores del bosque y la ciudad de Hierro liderada por Eboshi con “ojos carentes de odio”, lo que le permitirá con su sacrificio y buen corazón ser un mediador de las tensiones y así alcanzar mejores días para todos los involucrados.

No te pierdas esta película que, cuando se estrenó, se convirtió en la película de animación más larga de la historia de Japón con 133 minutos de duración.

Dos mujeres se enfrentan en la película La princesa Mononoke