Hayao Miyazaki, vida y obra del maestro del anime


Sebastián Cortés
04 / 01 / 2021
Ilustración de Elver Mora (@elverserk)
Hayao Miyazaki
0

Hayao Miyazaki es quizá una de las figuras más importantes para el cine y el anime a nivel mundial. Su larga carrera, de más de 40 años en la industria de la animación, lo posiciona como un referente de dicha industria en el último tercio del siglo XX.

Nació en Tokyo (Japón) el 5 de enero de 1941 y desde muy pequeño estuvo interesado por el dibujo y lo cómics. Su padre dirigió un negocio el cual fabricaba timones para aviones de guerra. Además, vivió sus primeros años inmerso en un contexto donde se contaban historias relacionadas con la Segunda Guerra Mundial y la relación de su país con Occidente.

Lee tambiénDiez datos sobre Hayao Miyazaki

Aficionado al dibujo, Miyazaki conoció en su adolescencia a quien sería una de sus grandes influencias y quien también es reconocido como uno de los "padres del manga": Osamu Tezuka. A pesar de sus nacientes habilidades por el arte, decidió entrar a estudiar ciencias políticas y económicas en la Universidad de Gakushuin.

Luego de esa etapa universitaria, el joven Hayao entró como encargado de dibujos entre movimientos a Toei Doga, una empresa de animación que apenas surgía y donde conoció a otras de sus grandes influencias: Isao Takahata. Con él trabajaría en su primer cortometraje en 1968, La princesa encantada.

A principios de las década del 70, dejó Toei y empezó a trabajar para Nippon Animation. Ya como animador experto, hizo parte de producciones tan reconocidas como: Marco, Heidi y Conan, el niño del futuro, la primera serie que dirigió en 1978.

Ya en 1979, se mudó a trabajar a Tokio Movie Shinsha, donde dirigió su primera película, Lupin III: El castillo de Cagliostro y participó en la colaboración de algunos episodios de la serie Sherlock Holmes.

Lee tambiénMiyazaki sale de su retiro para dirigir nuevo film

En 1986, el ya experimentado Hayao, decide abrir, junto con Takahata, su propia compañía de animación llamada Studio Ghibli. Allí, dirigió los que serían unos de los más importantes títulos en su carrera como cineasta: El castillo en el cielo (1986), Mi vecino Totoro (1988), Kiki, entregas a domicilio (1989) y La princesa Monokoke (1997).

Sumados a estos éxitos y ya con el reconocimiento mundial por su trabajo, Miyazaki le da al mundo otros títulos que dejarían huella en los amantes del cine. En 2002 recibe el Óscar a la mejor película de animación por El viaje de Chihiro y consolida su fama con producciones como El castillo ambulante (2004), Pomyo en el acantilado (2008) y su última película El viento se levanta (2013).

Las películas imprescindibles de Miyazaki

A continuación, hacemos un breve repaso por la filmografía más célebre de Hayao Miyazaki.

La princesa Monokoke

Imagen de Ponyo - Studio Ghibli, Hayao Miyazaki

Esta película de 1997 y de 135 minutos de duración fue la puerta de entrada de Miyazaki al público del anime en español. La historia está ambientada en el siglo XV y cuenta la historia de un bosque japonés antiguo que es protegido por gigantes animales y que está siendo hostigado por culpa de los humanos.

La crítica asegura que esta es una película que combina los tintes fantásticos y la tradición oriental, con el avance destructor de una civilización imparable. En efectos y temas de producción, se le reconoce como una de las obras maestras del anime por su perfección en los detalles del movimiento humano, los colores y las formas en la vegetación.

El increíble castillo vagabundo

El increíble castillo vagabundo, de Hayao Miyazaki

Esta película de 119 minutos de duración es una maravillosa adaptación de una novela de la británica Diana Wynne Jones, en la que se cuenta la historia de la bruja del páramo y Sophie. Un día, la bruja enfurecida con la joven decide convertirla en una anciana de 90 años. Sin rumbo, Sophie recurre a misteriosos magos para que la ayuden y termina dando rienda suelta a una apasionante historia que conduce al castillo ambulante.

Aunque se le criticó mucho por la "excesiva" aparición de algunos personajes dentro de la película, la crítica reconoce este filme como "un festín de la imaginación", donde se juegan con todos los elementos narrativos y estéticos posibles, para recrear una novela al anime. Producida en 2004, esta película fue uno de sus grandes éxitos y contó con una nominación al Oscar.

Mi vecino Totoro

Imagen de Ponyo - Studio Ghibli, Hayao Miyazaki

Esta película animada, escrita y dirigirda por Miyazaki, cuenta la historia de dos niñas que se mudan al campo junto con su padre. Después de un tiempo, los personajes empiezan a descubrir un misterioso pero inquietante contexto que los rodea; se trata de la presencia de oscuras y pequeñas criaturas de polvo que habitan su casa. También, conocerán a Totoro y tendrán una historia interesante por contar.

Se le reconoce por, en este filme en especial, dejar plasmadas muchas de convicciones que rodean su obra y vida. Una película de corte sencillo, con una trama de esencia básica pero casi perfecta. Donde el espectador pasa algo más de 80 minutos disfrutando de bellas imágenes de una historia pulcra y elegante, narrativa y técnicamente hablando.

El viaje de Chihiro

Imagen de El viaje de Chihiro - Studio Ghibli, Hayao Miyazaki

Ganadora de un Óscar como mejor película de animación y Oso de Oro en el Festival de Berlín, es quizás su obra maestra y más reconocida mundialmente. Cuenta la historia de una niña, que junto con su familia deciden mudarse y en el camino, se encuentran con un pasadizo lleno de misterios. Su familia es transformada en cerdos y la pequeña niña debe luchar contra una antagonista bastante diabólica.

La crítica considera este filme como la representación del esfuerzo y dedicación de Miyazaki en toda su carrera. Se le exalta por la precisión narrativa de los personajes, por su capacidad de reflexión a través de los planos e imágenes, así como por el juego con deidades y dioses que hay en la trama.