Andrea Escobar, tras los pasos de Mariana Pajón


Señal Colombia
24 / 11 / 2015
Andrea Escobar, tras los pasos de Mariana Pajón / Comité Olímpico Colombiano
Andrea Escobar, tras los pasos de Mariana Pajón / Comité Olímpico Colombiano
0

Una punzada en el estómago la despertó más temprano de lo normal. Aunque al principio no le prestó mucha atención y siguió como si nada, poco a poco el malestar se fue incrementando. Andrea, angustiada e invadida por el dolor llamó a Marcela Yepes, su mamá. Ella, con la sabiduría que caracteriza a las madres, llevó a su hija a la clínica. El diagnóstico: Apendicitis.

Mi entrenador se había ido a los juegos departamentales. Estaba sola y me comenzó un dolor en el estómago que se fue localizando y no me dejó seguir adelante. Le dije a mi mamá que me llevara al médico y efectivamente tenía el apéndice hinchado. Cuando me dijeron eso yo me asusté mucho. Pregunté si me podían hacer un estudio más específico para saber si era necesario operarme y el resultado dio positivo”, explica Andrea.

Esta paisa comenzó en el BMX cuando apenas tenía seis años, pero al ver que no había más niñas entrenando con ella lo dejó a un lado. Se inscribió en voleibol, basquetbol y fútbol; en todos se destacó, pero se dio cuenta que ninguno la apasionaba tanto como el bicicrós. Ya habían pasado seis años pero ella seguía con la misma idea: Practicar BMX.

Aunque aún no conocía a Mariana Pajón, fue gracias a ella que comenzó de lleno en este deporte. “Estaba viendo televisión con mi familia y en esas aparece Mariana levantando una medalla… En ese momento entendí que este deporte no era sólo para niños y que yo podía dedicarme al bicicrós”, recuerda.

A partir de ahí, Andrea comenzó a buscar un lugar para entrenar. Un lugar para expresar esas ganas que tenía guardadas desde hace tiempo. Preguntó en el colegio, investigó en internet y luego de casi un mes lo encontró. Feliz y con la ilusión de realizar un sueño habló con Álvaro y Marcela, sus padres. Ellos la acompañaron a la pista de Belén.

Allí, junto a su familia, conocieron a todo el equipo colombiano de BMX, entre ellos, a Mariana Pajón, quien se dio cuenta inmediatamente de su talento. “La conocí cuando recién entré al bicicrós. Como éramos muy poquitas mujeres (7) las que practicábamos BMX fue más fácil estar con ella. A mí me encantaba verla montar, siempre era la mejor, saltaba demasiado, verla hacer eso era muy importante para mí. Nos hicimos muy amigas y su familia se apegó mucho a la mía”, le cuenta Andrea a Señal Colombia Deportes.

Fue tan grande la amistad que edificaron estas dos figuras del bicicrós, que ambas, al ver que en Colombia no había muchas pistas de BMX, le insistieron al padre de Andrea para que construyera una en la finca. Durante muchos días le insistían, le mostraban videos, fotos, hicieron de todo para que Don Álvaro se decidiera a hacerla.

“Es pequeña pero es muy buena para entrenar. Siempre estoy los fines de semana practicando. Mariana, Carlos Mario Oquendo, Carlos Ramírez, todos van allá. Pasamos muy bueno, intentamos mejorar nuestra técnica. Es algo que tenemos que aprovechar, es algo que tenemos para nosotros. Todos le insistimos mucho. Mariana le decía a mi papá: ‘Álvaro acá hay espacio para hacer una pista supercross’; Carlos le decía: ‘acá caben unos morritos, un partidor, hagamos esto, hagamos aquello’. Todos queríamos una pista y al final terminamos construyéndola. Mi papá, con sus propias manos, la hizo. Él llevó la maquinaria, movía la tierra, se quedaba allá todo el fin de semana, muchos de nosotros estuvimos paleando para hacer ese sueño realidad”, dice Andrea, orgullosa de haber creado junto a su familia y amigos un lugar para que el BMX siga creciendo en nuestro país.

Ya con 21 años, esta paisa piensa a futuro. Su meta: Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Un objetivo que tiene a mediano plazo y para llegar allá sabe que tiene que esforzarse cada día más para alcanzarlo. Ya tuvo la experiencia en los Olímpicos de la Juventud, en donde consiguió el tercer lugar de la competencia.