Grandes obras de arte que nacieron en la cárcel


David Jáuregui Sarmiento
17 / 09 / 2018
Pre estreno de la película 'Modelo Estéreo', en la cárcel Modelo de Bogotá.
Pre estreno de la película Modelo Estéreo, en la cárcel Modelo de Bogotá.
0

El martes 2 de julio y miércoles 17 de julio estará en las pantallas de Señal Colombia el documental 'Modelo Estéreo', y la historia, como su nombre lo dice, habla de las melodías que surgen en la penitenciaría La Modelo de Bogotá, así como de las historias que les rodean.

Garo y My Friend, protagonistas del filme, son dos ex convictos de la cárcel la modelo, un complejo carcelario de mediana seguridad en Bogotá que, a pesar de considerarse de mediana seguridad, alberga historias de desaparecidos y de condiciones precarias de reclusión. Sin embargo, en la capilla de sus instalaciones los reclusos que buscan el arte como forma de hacer valer su tiempo de castigo y como proceso de realización encuentran su lugar, y allí hacen de sus penas manifestaciones culturales que van desde la composición musical de diferentes géneros, como el vallenato, la música popular o el rap, además de otras actividades artísticas.

Pero la historia de las prisiones y el arte tiene mucho más en común de lo que sospechamos y, sin saberlo a veces, el mismo día del idioma que celebramos en honor a la obra más destacada de la lengua, escrita por Miguel de Cervantes Saavedra, fue realizada tras las rejas, en la precariedad de la reclusión, de la cohibición de la libertad, de la dignidad humana que se paga por cometer errores y por transgredir las normas de la sociedad.

De la misma forma, en las prisiones se han escrito muchas otras obras de significativa importancia para la literatura universal, se han cocido pensamientos que han cambiado la historia -como en el caso de Nelson Mandela, que pasó más de dos décadas en prisión-, se han hecho pinturas con el ánimo de cambiar el curso político de un país, y hasta se han grabado canciones de música popular que, justamente, hablan de la crudeza de la existencia en la cárcel y todo aquello que nos puede llevar a vernos cohibidos de la libertad. Por ello, escogimos siete casos de arte hecho en la cárcel que ha trascendido los tiempos y ha logrado irrumpir en la cotidianidad del mundo para cambiarlo de una u otra forma.

 

El arte salido de la cárcel

1) Johnny Cash: Aunque este artista estadounidense, considerado el rey de la música country, género popular de Estados Unidos, no tuvo mayores inconvenientes con la ley, sí vio en la vida de las prisiones y en los reos una fuente de inspiración para muchos de sus éxitos, dentro de los que destacan 'Folsom Prison Blues' o 'Cocaine blues'. Cash, además de dar varios conciertos en las cárceles de Estados Unidos, grabó la versión en vivo de estas dos canciones tras las rejas durante sus presentaciones, y que estuvieron en el disco 'Legacy Edition' (2008).

Además, este musico estadounidense, en una historia digna de aquel que ha encontrado conexión con el drama de las cárceles, cantó en uno de sus conciertos una canción escrita por un reo, y se trata de una de las historias más famosas durante su paso por las penitenciarías. El 12 de enero de 1968, en la prisión de Folsom, Cash grababa un disco en vivo con en dicha penitenciaría y tras terminar la sesión, tocó una canción de Glen Sherley, un convicto que escribía canciones en la capilla del complejo carcelario.

Según contó el cronista Gonzalo Palermo, para el diario uruguayo El Observador, esta canción escrita por Sherley había llegado esa misma mañana del concierto a manos de Cash, quien la recibió de manos del párroco de la cárcel de Folsom.  Para sorpresa de Sherley, nadie más conocía la canción sino él mismo, y fue la entrada para que Cash lo contratara en el futuro como su escritor de canciones e incluso estuvo de gira con él.

 

2) Marqués de Sade: El Marqués de Sade pasó la mayoría de su vida en prisiones o en manicomios, pues no temía declarar su ateísmo en una época en la que esta postura frente a la religión era gravemente castigada, y además era un librepensador que describía sin temor escenas de sadomasoquismo en sus relatos, entre muchos otros atrevimientos contra el establecimiento de aquella época (siglo XVIII).

Pues bien, en prisión el Marqués escribió 'Justine o los infortunios de la virtud', la historia de una adolescente que apela a todos las estancias sociales posibles para preservar su virtud pero, en todos los casos, en lugar de recibir ayuda, se encuentra con todo lo contrario: incitaciones al vicio. En esta obra, afirman los estudiosos de su obra, Justine simboliza la virtud que con una escasa inteligencia debe enfrentarse a los juegos del vicio y en lugar de ser recompensada por mantener su virtud, recibe a cambio toda clase de agravios.

Fuente: bibliófilo enmascarado.

3) Caravaggio: Michelangelo Merisi da Caravaggio, si bien no pintó sus obras en prisión, era un constante inquilino de las celdas por cuenta de su rebeldía y las osadías a las que recurría para hacer de sus obras sobre el cristianismo con un sello único. En uno de sus parajes históricos, por ejemplo, Caravaggio intentó asesinar al notario Mariano Pasqualone, quien lo había acusado por convivir con una prostituta que había posado para ser Magdalena y María. Por su acusación, el pintor le propinó algunos hachazos en la cabeza.

Para fortuna del artista, su talento era tal que muchas veces salió bien librado de muchos años de condena y, como el funcionario sobrevivió, retiró los cargos y Caravaggio se salvó de volver a la cárcel. En muchas otras ocasiones este famoso pintor, quien se atrevió a retar a la iglesia con sus pinturas, fue llevado preso y se mantuvo libre en la huida, hasta que el mismísimo Papa V le otorgó perdón por sus crímenes (entre ellos un asesinato). Sin embargo, la dicha no le duró mucho tiempo al artista quien, una vez en el total perdón del papa, se vió otra vez en la cárcel por un par de días pero, paradójicamente, por esos dos días perdió su equipaje, un viaje con el que tenía planeado cambiar su vida y, además, perdió la vida.

 

4) Miguel de Cervantes Saavedra: Este escritor no siempre fue un genio de la literatura, sino que antes de escribir 'El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha', fue acusado de corrupción, supuestamente por apropiarse de dinero público, lo que desencadenó la quiebra del banco donde se depositaba la recaudación de impuestos. Por ello, Cervantes fue llevado en 1597, en la Cárcel Real de Sevilla, y fue allí donde surgió una de las obras más famosas de la literatura en Español, así como la que es considerada la primera obra moderna de literatura.

Su libro tiene el récord -aunque no hay cifras oficiales sobre esta afirmación- de ser la obra literaria más editada y traducida de la historia solamente superada por la biblia, el texto más difundido en la historia de la humanidad.

 

5) David Alfaro Siqueiros: Siqueiros es uno de los artistas latinos más aguerridos en cuanto a su actividad política, motivo por el que pasó nada más y nada menos que siete veces en la cárcel. Precisamente, Siqueiros tiene dos títulos a su haber en sus biografías: pintor y militar. Sus actividades iban desde la rebelión hasta intentos de asesinar líderes políticos, porte de armas, entre otros, así como destacadas participaciones en la revolución mexicana a muy temprana edad y la Guerra Civil Española.

De hecho, una de sus obras, un biombo durante la época de la guerra fría que pintó durante su encierro en Lecumberri durante los años sesenta, fue subastado en 2015 y, aunque no se trata de su mejor obra pictórica, fue subastada en 2015 por el precio base de 5 millones de pesos mexicanos, es decir, unos 265.000 dólares. La obra, vale la pena destacar, había sido pintada como una escenografía para una puesta en escena en la prisión y él, acostumbrado a los formatos grandes y al arte como motor de cambio, no dudo en imprimir su toque artístico en la pieza.

David Alfaro Siqueiros, Creative Commons.

 

6) John Cleland: Cleland, autor inglés que vivió toda su vida en el caótico siglo XVIII, se le reconoce la escritura en prisión de la obra 'Fanny Hill, Memorias de una cortesana', considerada la primera novela erótica. No hace falta destacar que la temática causó revuelo en la sociedad inglesa de 1748, año en el que fue publicada, así como al Marqués de Sade le significaba el título de loco y delincuente por aportes similares.

Sin embargo, Cleland estuvo en la cárcel conocida como Fleet, por estar ubicada a orillas del rio Fleet, por un motivo diferente a lo que acontece en su famoso libro, y se dice que fue más por cuestiones de deudas sin pagar o por defender la libertad de expresión.

Carátula del libro Fanny Hill. Fuente: Amazon.com

 

7) Óscar López Rivera: López Rivera es un puertorriqueño nacionalista que por su participación en las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico pasó 35 años en prisión. De hecho, de no ser por el expresidente estadounidense Barack Obama, quien le concedió el indulto, su pena no hubiese terminado tan pronto. Como fuere, uno de los momentos previos más significativos a su indulto ocurrió en 2015, cuando el convicto envió un retrato, hecho por él mismo en la cárcel, al Papa Francisco, y que le fue entregado al sumo pontífice de la Iglesia católica por Melissa Mark, quien en ese momento era la presidenta del Consejo Municipal de Nueva York.