¿Qué tanto sabes sobre la adopción en Colombia?


David Jáuregui Sarmiento
21 / 02 / 2019
Imagen del documental Amanecer
0

La adopción no es un tema fácil, a pesar de que cientos de miles de niños esperan en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para ser adoptados por familias que quieran hacer con ellos una familia. Sin embargo, el tema es mucho más complejo que simplemente hacer unos papeles para hacerse de un niño o una niña en adopción, sino que como podremos ver en el documental Amanecer, hacerlo cambia radicalmente la vida de las personas generando todo tipo de sentimientos, desde la frustración, el miedo hasta la ternura.

Amanecer
Viernes 8, miércoles 13 y jueves 28 de marzo, 7:00 p.m.

Fotografía fija del documental Amanecer.

Para hacernos una idea más clara basta con pensar en la historia de Carmen, la protagonista del documental coproducción de Señal Colombia, Amanecer. Ella, aunque siempre supo que fue adoptada, solo al cabo de veinte años de enterarse y tras elaborar toda suerte de historias y teorías sobre su origen, decidió emprender la búsqueda de su madre biológica.

Encontrarla le provoca sentimientos encontrados pues la emoción y la frustración, la ternura y el rechazo se hacen presentes frente a su madre. Sin embargo, al final la experiencia le ayuda a comprender cómo la adopción cambia la vida de las personas que están atravesadas por ella.

Su historia, como la de los más de 48.000 niños y niñas adoptados desde 1997 a 2018, de acuerdo con cifras del ICBF- pueden tener bastantes dudas y sinsabores, pero siempre con la satisfacción de que tener una familia es mejor que no tenerla, porque el derecho de todo niño es que nunca la haga falta una.

La razón fundamental de adopción ha sido y sigue siendo la infertilidad. La otra vía es la de personas que ya han tenido hijos, pero que quieren contribuir a orientar la vida de niños que necesitan familia, y este número de casos ha ido en aumento.

Jesús Palacios, experto español en maltrato y protección infantil para el diario El Tiempo

Para Jesús Palacios, experto español en maltrato y protección infantil que estuvo en entrevista con El Tiempo, una de las mayores dificultades de la adopción es, principalmente, cuando se trata de infantes que ya han superado los 8 años, pues las primeras experiencias en la vida son muy importantes y el tránsito hacia una familia nueva nunca será fácil. Esto, sin embargo, no es algo que no se pueda solucionar con amor verdadero.

“Lo que vivimos en los primeros meses y años nos marca mucho y los niños que son adoptados más grandes llegan con experiencias negativas adversas. Cuando la institucionalización se prolonga en el tiempo, deja de ser una medida transitoria y supone que los niños van a crecer en un ambiente que no es el previsto para nuestra especie, que necesita de una o dos referencias familiares estables. En una frase: cada niño necesita que alguien esté loco por él y que esté dispuesto a hacer cualquier cosa por su bienestar” dijo el experto.

Fotografía fija del documental Amanecer.

Esto, además, también tiene repercusiones cuando los niños son adoptados por padres extranjeros. Este caso, al menos en 2018, es el más común, pues la mayoría de adopciones se hacen hacia el exterior. De acuerdo con las cifras del ICBF, en 2018 de las 942 familias en lista de espera para adoptar un menor colombiano 715 son extranjeras y 227 son colombianas, es decir, solamente una cuarta parte serían familias nacionales.

“La adopción, sea nacional o internacional, es una medida de protección que tiene clarísimas ventajas: es permanente, estable y buscada. Nadie va a la adopción forzado, al contrario, las personas que quieren adoptar tienen que pasar por una serie de filtros sociales y psicológicos; los niños adoptados se encuentran con padres que llevan mucho tiempo esperando y con una gran capacidad para dar amor. El idioma y las costumbres pueden dificultar la integración en la familia y basta con que el niño sea más moreno que sus compañeros para que sea ‘el negrito’, con que sus ojos sean más rasgados para que sea ‘la chinita’. Basta con que se sepa que son adoptados para que reciban comentarios hirientes. Con frecuencia estos niños van a tener problemas académicos”, agregó a El Tiempo Palacios.

Con todo y esto, la adopción es la mejor opción para un ser humano que inicia la vida, pues como explicó Palacios, son los niños quienes tienen derecho a ser adoptados pues ser acogido por alguien que pueda garantizar estabilidad, permanencia, afecto y calidad en las relaciones es lo más importante, incluso más allá de la naturaleza de la familia.

¿Quiénes adoptan?

Parejas heterosexuales

Una de las opciones es que los niños en adopción sean acogidos por parejas hetrosexuales que por asuntos de fertilidad o por decisión ética prefirieron conformar una familia con niños que hayan nacido en otro seno familiar pero que tienen todo el amor para dar como en cualquier otra familia.

“Tuvimos siempre muy claro que queríamos compartir todo ese amor de familia que teníamos, y también sabíamos que una familia tiene más de dos integrantes. Visto así además, todos los niños son biológicos y los adoptados son los padres”, afirmaron Claudia Marín y Diego Sáenz, dos padres adoptivos que dieron su testimonio en entrevista a la televisión internacional.

Reportaje sobre Claudia Marín y Diego Sáenz, padres adoptivos.

Gente soltera

Sin embargo, los padres adoptivos no necesariamente tienen que ser parejas y, si un ciudadano sin pareja quisiera adoptar a un infante también puede hacerlo. Esto no implica que sea más o menos complicado el proceso de adopción, pues los requisitos previstos en el Código de la Infancia y la Adolescencia son los mismos tanto para las personas solteras como para las parejas que pretendan la adopción conjunta.

De acuerdo a cifras recogidas por la revista Semana, entre 2010 y 2016 se dieron en adopción 249 infantes a personas solteras, de los 11.772 niños y niñas adoptados en ese periodo.

Parejas del mismo sexo

Aunque se trata de un tema que ha generado polémica en el país por cuenta de opositores y gente que apoya este tipo de conformación familiar, la realidad es que en Colombia está permitido y, al menos en el papel, las parejas homosexuales tendrían que hacer el mismo proceso que una pareja del mismo sexo.

Esto, por cuenta de la Corte Constitucional, la máxima autoridad judicial encargada de velar por la integridad y la supremacía de la Constitución, decidió que la identidad sexual no puede ser un criterio para definir si una persona puede adoptar o no. De esta manera amplió el derecho de los menores de edad frente la posibilidad de ser adoptados por parejas homosexuales.

¿Qué proceso se debe adelantar para hacer una adopción?

Los requisitos que el ICBF solicitan a quienes quieran iniciar una familia de esta manera debe ser plenamente capaz, tener 25 años de edad cumplidos, demostrar la idoneidad física, mental, moral y social suficiente para ofrecerle una familia adecuada y estable a un menor de 18 años de edad; tener al menos 15 años más que el adoptable y tener al menos 15 años más que el adoptable.

Para más información puedes enterarte aquí.