Colombia brilló en Lima y pone la mira en Tokio


Jazid Contreras Vergel
11 / 08 / 2019
Fotos: Comité Olímpico Colombiano
Foto: Comité Olímpico Colombiano
0

En los XVIII Juegos Panamericanos, disputados en Lima, Colombia demostró que su curva ascendente durante la última década en el ciclo olímpico no es producto del azar, sino de un proceso riguroso en múltiples disciplinas que nos ilusiona con nuevas promesas de cara a Tokio 2020.

La cita panamerinaca es la última gran parada de nuestra delegación en su camino hacia los Juegos Olímpicos del año entrante, que se realizarán en la capital de Japón.

Y Colombia no decepcionó. Superó su mejor participación en la historia del evento con 28 medallas de oro, 23 de plata y 33 de bronce, contra 27 oros, 14 platas y 31 bronces logrados en Torontoo 2015.

Contenido relacionado¿Qué son los Panamericanos?

Como era de esperarse, Colombia fue protagonista en el levantamiento de pesas con 5 de oro y 4 de plata. El boxeo, por su parte, sumó 5 medallas, 2 de ellas doradas que consiguieron Ingrit Valencia y Jessica Caicedo.

El equipo de patinaje de velocidad dominó la disciplina con 5 oros y 1 plata. Pedro Causil ganó las 2 carreras en las que participó y se convirtió en el colombiano más laureado de la historia en este evento, con 5 preseas doradas en su haber.

Por el lado del ciclismo, otro fuerte de nuestro país, Colombia ganó 1 oro en la contrarreloj y 1 bronce en la ruta. En la pista, Martha Bayona y Kevin Quintero ganaron sendas medallas doradas en la prueba del keirin y el equipo sumó 3 platas y 4 bronces en la disciplina.

Sin despeinarse, la reina Mariana Pajón repitió oro en el BMX, donde el equipo masculino hizo una buena campaña, pero se quedó por fuera del podio debido una aparatosa caída de Diego Arboleda en la final.

Mientras tanto, el atletismo colombiano entregó resultados importantes. Sandra Lorena Arenas ganó oro en la marcha 20 km y Anthony Zambrano llegó a lo más alto del podio en 2 ocasiones: los 400 m y los 4x400 m, donde consiguió una remontada espectactular para el equipo tricolor en el último relevo.

En el debut del surf como deporte panamericano, los hermanos Isabella y Giorgio Gómez sumaron 2 oros para Colombia, venciendo en sus respectivas categorías a la delegación local que es potencia en ese deporte.

Colombia también sumó oros importantes en taekwondo, squash, bowling, tiro con arco y clavados. Pero quizás uno de los más emotivos fue el que ganó la selección femenina de fútbol, que venció a Argentina en la final por penales.

Otro notable esfuerzo colectivo fue el de la selección femenina de voleibol que logró una luchadísima medalla de plata luego de vencer a la selección local y a la de Brasil para llegar a la final, donde enfrentó a una imparable República Dominicana.

Oportunidades perdidas

El alto número de medallas de plata conseguidas podría indicar que nuestra delegación dejó ir varios oros que parecían asegurados.

Medallistas olímpicos como el boxeador Yuberjen Martínez, la judoca Yuri Alvear y la luchadora Jackeline Rentería llegaron a la final en sus respectivas disciplinas, pero tuvieron que conformarse con el segundo lugar.

Y algunas de nuestra estrellas se tuvieron que retirar a mitad de competencia, como los campeones olímpicos Óscar Figueroa y Caterine Ibargüen, ambos lesionados, y el campeón mundial de marcha Eider Arévalo.

La delegación hizo un gran papel, pero también lo hicieron sus principales rivales en la tabla de medallería.

México, que hace 4 años quedó por debajo de Colombia, esta vez se trepó al tercer lugar de la tabla superando a Canadá y Cuba. Este último, históricamente, el más fuerte de los países hispanohablantes.

Mientras tanto, Argentina, con 32 medallas de oro, relegó a nuestro país a la séptima posición del medallero.

Sin embargo, el balance es muy positivo. Hay toda una nueva generación de atletas que se destacan en disciplinas en las que nuestro país antes no figuraba.

Además, nuestros deportistas le brindaron al país un gran espectáculo a través de la pantalla de Señal Colombia. Demostraron que su participación en eventos del ciclo olímpico es de gran relevancia para el público y merece más cubrimiento y exposición en los medios, lo cual se traduce en más apoyo para los atletas.

El reto ahora es Tokio 2020. Colombia espera clasificar a su equipo olímpico más grande de la historia y, ojalá, superar la inolvidable participación que tuvo en Río 2016.

Si lo que sucedió en Lima es un indicio, Colombia tiene con qué.

Contenido relacionadoAquellos Panamericanos de Cali