6 grandes falsificadores de arte


Alejandro Gacham Eljach
18 / 03 / 2018
Guy Ribes en el documental "Un falsificador genuino"
Guy Ribes en el documental "Un falsificador genuino"
0

Mucho del arte que posa como original en museos, colecciones privadas y galerías del mundo es realmente falso. Junto a Guy Ribes y Elmyr de Hory, hacemos un listado de algunos de los "artistas" que lograron engañar a los expertos con sus imitaciones.

Un falsificador genuino

Sábado 26 de enero, 8:30 p. m.

"El arte es subjetivo", es lo que se sabe y se escucha sobre este oficio y, en últimas, esa subjetividad es lo que da valor al trabajo de los artistas e, incluso, los afirma en el medio.

Esto no quiere decir que nombres conocidos mundialmente como Miguel Ángel Buonarroti, Pablo Picasso, Claude Monet entre muchos otros no hayan realizado aportes importantes al mundo artístico y cultural pero, si las personas no se hubieran interesado por sus trabajos, ¿quiénes serían ellos?.

Hay quienes no tienen reconocimiento en la comunidad del arte, sin embargo varios de sus trabajos llegaron a galerías, museos y colecciones privadas siendo valorados en millones de dólares, tan solo valiéndose de conocimientos en historia del arte y grandes habilidades. 

Esos personajes son los falsificadores; habilidosos que se hicieron pasar por grandes artistas como Chagall, Renoir o Modigliani, entre otros, engañando a expertos con réplicas de obras de cualquiera estilo y logrando camuflarlas entre las originales de los artistas que imitan.

Alejandro Suarez, licenciado en artes visuales de la Universidad Pedagógica y educador del Museo Nacional de Colombia, menciona al respecto que: “…Si uno solo se limita a copiar, es un buen artesano, teniendo en cuenta las definiciones de hoy en día: un artista de hoy en día no es alguien que tiene que saber de procesos técnicos dentro del arte, sino que es alguien que piensa y que propone ideas, ideas novedosas”.

Sin embargo, hay falsificadores que no imitaron una obra en particular sino que añadieron otros elementos, esto se conoce en el medio artístico como pastiche, las cuales, junto historias creíbles y certificados de autenticidad, han logrado estafas millonarias, entre las personas que creen estar adquiriendo un pieza legitima.

Aprovechamos para hacer un repaso por los nombres de algunos de los falsificadores más famosos de la historia. Échale un vistazo a nuestra lista y dinos quien se nos escapa.

 

Guy Ribes

Engañó a expertos por más de 30 años imitando obras de artistas como Picasso, Chagall, Renoir, Léger, Dali, Modiglian y Braque, entre muchos otros. La buena racha paró cuando la policía lo detuvo y fue sentenciado a 3 años de cárcel.

Quería compararme con ellos, por el orgullo y luego por el juego.

Guy Ribes

Luego de cumplir su sentencia, el pintor cuenta su trayectoria en el libro Autorretrato de un falsificador y en el documental Un falsificador genuino dirigido por Jean-Luc Léon.

Además, su talento y sus manos hacen aparición en Renoir (2012), filme que muestra los últimos días del maestro a través de sus trazos, logrados para el cine por este falsificador.

Tráiler del documental Un falsificador genuino.

 

Wolfgang Beltracchi

Durante 35 años, Wolfgang Beltracchi pintó cuadros al estilo de Max Ernst, Heinrich Campendonk y Max Pechstein.

Junto a su esposa, Helene Beltracchi, los hizo pasar por obras de estos artistas en el mercado internacional de arte, cobrando millones de dólares por cuadro. Para venderlos, crearon historias -también falsas- sobre sus abuelos, haciéndolos pasar por grandes coleccionistas de arte de los años 20.

Estas falsificaciones no se descubrieron durante décadas y fueron vendidas por prestigiosas casas de subastas y galerías alrededor del mundo.

En 2010 empezaron las investigaciones de la fiscalía de Colonia, Alemania. En octubre de 2011, Wolfgang Betracchi fue condenado a 6 años de prisión y su esposa a 4 años.

Wolfgang Beltracchi en su estudio.

Imagen del documental The art of forgery.

 

Mark Landis

Durante décadas, Mark Landis, donó obras de arte a museos y galerías por todo Estados Unidos, siendo celebrado como un adinerado coleccionista de arte pero todas las pinturas eran realmente falsificaciones creadas por él mismo. Sin embargo, nunca fue enjuiciado porque no recibió pago alguno, así que no había violado ninguna ley.

Obviamente no es un crimen regalar una pintura a un museo y me trataron como realeza. Una cosa sucedió a otra y seguí haciéndolo durante 30 años. ¿Alguna vez te han tratado como la realeza? Te puedo decir que se siente muy bien.

Mark Landis

Landis tal vez nunca hubiese sido descubierto si no hubiera ofrecido copias de las mismas obras a diferentes galerías, así lo dijo Matt Leininger, administrador encargado de examinar nuevas obras de arte del museo de Oklahoma City.

Retrato de Mark Landis

 

Elmyr de Hory

Logró hacer pasar sus cuadros por obras de Picasso, Modigliani y Matisse hasta que fue denunciado por un magnate petrolero estadounidense, quien curiosamente llegó a poseer la colección de "elmyrs" más grande.

La farsa se descubrió después de que sospechara de la veracidad de los óleos, lo que le costó a Elmyr huir a Ibiza donde estuvo exiliado por 15 años huyéndole a la justicia. El miedo a la extradición terminó con un suicidio tras dos intentos previos, no sin antes haber recibido eco de su trabajo gracias a un documental de Orson Welles.

Se puede decir que su historia es de reivindicación; la crítica no le permitió surgir como artista original pero él sí logró engañar a la crítica con su impresionante habilidad técnica.

Leer también: ¿Se puede ser un gran artista sin hacer una sola obra de arte reconocida?

Elmyr de Hory en el documental del "El falsificador del siglo"

 

Shaun Greenhalgh

Produjo más de 120 falsificaciones en 17 años, con una ganancia de al menos $1.200.000 dólares y se teme que más de 100 todavía estén rotando en el medio como originales.

Junto a sus padres, fue declarado culpable en 2007 de un plan en el que cayeron engañados expertos del Museo Británico, Christie’s y Sotheby’s, entre otras instituciones. 

Greenhalgh produjo de todo; desde esculturas del antiguo Egipto hasta acuarelas del siglo XIX, pasando por un telescopio del siglo XVIII y una estatua de Barbara Hepworth, del siglo XX.

Finalmente fueron atrapados por un pequeño error: en un intento por copiar un antiguo relieve asirio, escribieron mal varias palabras en cuneiforme.

Shaun Greenhalgh pintando.

Imagen del programa Fake or fortune.

 

John Myatt

Este falsificador británico empezó a hacer falsificaciones en 1986, cuando notó que ganaba más dinero bajo el nombre de otros que con su propia firma. Se le considera responsable del mayor fraude de arte del siglo 20.

Al principio fue honesto con el carácter falso de su trabajo, pero eventualmente uno de sus clientes lo convenció de vender falsificasiones a coleccionistas y grandes casas de subastas.

Fue sentenciado a prisión en febrero de 1999 por falsificar obras de Braque, Matisse, Giacometti y Le Corbusier, artistas que se convirtieron en parte de su repertorio. El mismo Myatt confesó haber dibujado y pintado alrededor de 200 falsificaciones en el estilo de nueve maestros modernos, los cuales enviaba a su aliado en Londres. De las 200 obras, solo 60 fueron recuperadas.

Después de pagar un año de cárcel, Myatt ha seguido pintando retratos por encargo y copias. Ahora expone las pinturas y las vende en Castle Galleries en el Reino Unido.

Myatt en su estudio.