¿Cuáles son las ventajas de vivir aislados?


David Jáuregui Sarmiento
18 / 12 / 2018
Fotograma de la serie Aislados.
0

Aunque la palabra aislamiento tiene connotaciones negativas porque implica estar sin contacto con los demás, así como significa prescindir de los beneficios de vivir en sociedad, en la segunda temporada de Aislados podremos ver cómo, al menos en algunos casos, estar aislados del mundo puede ser beneficioso para quien logra sobrevivir por sí mismo.

El aislamiento implica, en otras palabras, vivir de manera diferente, pues la forma en la que se desenvuelven las sociedades implica que las relaciones entre unos y otros determinan también nuestra forma de vida. 

Por ejemplo, aunque una persona quisiera dejar de usar el dinero como valor de cambio para obtener bienes y servicios, no podría del todo porque en la sociedad en general este se usa para todo lo que hace un ser humano: desde alimentarse, transportarse y hasta el servicio de salud.

Aislados II
Maratón lunes 25 de marzo desde 6:00 p. m.

 

Para lograrlo, una persona que ya no quiera tener relación con el dinero tendría que irse a vivir a una tierra sin dueño y donde pueda ser totalmente autosuficiente, que sepa cazar, cocinar, curarse de los males físicos cotidianos y toda una serie de cosas que normalmente se hace más fácil en sociedad.

Para el caso de las comunidades la cuestión no es muy diferente: una población en aislamiento tiene dificultades de acceso a servicios calificados de salud, a las mercancías que solamente producen las grandes urbes o la posibilidad de conocer otras culturas a partir de la interacción con miembros de otros países y ciudades, lo que puede hacer su vida más complicada.

 

Sin embargo, ¿todo son malas noticias en el aislamiento, o tiene sus aspectos positivos?

Pues bien, desde la primera temporada de esta serie pudimos ver que aunque las desventajas son claras, también hay ventajas que vale la pena considerar y que solamente se puede obtener en aislamiento.

 

La vida en paz

Uno de los ejemplos más evidentes es el lugar más sobrepoblado del mundo: Santa Cruz del Islote, ubicada en el Caribe colombiano. Allí, de acuerdo con Ramiro de Hoyos, inspector de Policía del islote, a pesar de que en un territorio de 1 hectárea (10.000 metros cuadrados) conviven más de 1.300 personas no existen problemas de inseguridad.

“¿A quién van a arrestar? A pesar de que hacemos presencia como policía debería ser para morirse de hambre si pagaran por arrestos. Aquí estamos felices y vivimos en paz, no hay violencia de ningún tipo, no tenemos muertes por sicariato, nadie anda armado y no hay delincuencia. Lo máximo que pasa es de pronto un encontrón en la noche entre dos habitantes de la isla y casi siempre uno los ve al otro día tomando del mismo vaso”, afirmó De Hoyos.

 

Allí, en Santa Cruz del Islote, a pesar de las dificultades que tienen para acceder a servicios públicos básicos como el agua potable o la electricidad porque la población más cercana a la isla está a más de 13 millas de distancia en lancha, la paz es una constante y, frente a los índices de seguridad de las ciudades más pobladas sí vale la pena preguntarse ¿cuánto vale la paz?

El mismo caso ocurre con otros de los destinos aislados: Tumaco. Tanto para Francisco Catín como para Patricia Boya, ambos habitantes de la ciudad nariñense entrevistados en Aislados, una de las ventajas del pasado frente a la actualidad que se habían mantenido realmente aislados de la sociedad era que como no había llegado el narcotráfico en la región se vivía en paz a partir de la pesca artesanal y sus modos de vida tradicionales. Sin embargo, al aparecer en la ruta de la cocaína, un producto tan bien comercializado y pagado por algunas sociedades, sus habitantes conocieron la violencia que antes solamente habíamos sufrido con crueldad en el interior del país por mano de la guerra entre insurgencias y el Gobierno, así como entre Gobierno y narcotráfico.

 

Independencia

Aunque todos los territorios explorados en Aislados están evidentemente alejados del control del Estado, esa es precisamente una de las situaciones que generan conflictos a los habitantes de los lugares en aislamiento. Por un lado, debido a su condición de difícil acceso los mantiene al margen del control del Estado, y si necesitan protección de éste no la obtienen del todo, y si no la necesitan, de todas formas tienen que mezclar su identidad con la identidad nacional de un país que no se ha ganado su confianza.  

Sin embargo, eso les da cierta independencia que la gente de las ciudades quisiéramos tener, pues la burocracia, los trámites con el Estado así como el pago de impuestos  —que por su abandono casi no se justifica— o incluso las disputas políticas que normalmente se disputan al interior del país no hacen parte de su cotidianidad.

 

“Pensamos a veces que no es justo que desde otros lugares se tomen decisiones que nos afectan a todos y no nos consultan ni siquiera para que podamos opinar. Sin embargo, tenemos nuestra propia lengua, nuestra propia identidad y vivimos en una paz infinita y sin las violencias o molestias que se viven en el continente”, afirmó Robert Bitton, habitante de la Isla de Providencia entrevistado por Aislados.

Otro elemento de independencia que destacan los habitantes de lugares de difícil acceso es la independencia del capitalismo salvaje, y de toda la industria que viene con él. Esto, según explicó a Aislados el buceador Jerónimo Vásquez, habitante de Providencia, beneficia desde la gastronomía local porque restaurantes como McDonald's no hacen presencia en estos lugares, lo que además mantiene sus paisajes más libres de daños ecológicos (como veremos más adelante).

En Aracuara, donde habitan comunidades indígenas Andoques, Huitotos, entre otras alrededor del río Caquetá, por ejemplo, otra muestra de independencia es la tradición del mambeo, una práctica que se realiza con un compuesto hecho a base de hoja de coca preparado por los locales. Con él se sientan a conversar y a aprender de los abuelos de la comunidad, una práctica que en las ciudades puede no ser muy bien visto por las autoridades, aún siendo legal.

Allá, ellos viven sus costumbres sin entidades policiales que, aunque es cosa de raras ocasiones, se equivocan en sus criterios de proteger la ley.

 

Un mundo ecológico

A pesar de que en Islas como Providencia se está perdiendo la costumbre de ser autosostenibles y han empezado a depender de la llegada de barcos comerciantes para abastecerse, dista mucho de lo que sucede en los grandes puertos marítimos de la plataforma continental con miles de entradas diarias de barcos de contenedores repletos de mercancías que finalmente solo se van a traducir en inorgánicos abandonados en los depósitos y en la basura.

 

Una de las principales ventajas del aislamiento beneficia a quienes valoran la naturaleza y vivir en lugares alejados de la contaminación, la polución y los microparticulados que emite el transporte público y privado alimentado por combustibles fósiles.

Por ejemplo, Luis Custodio Márquez, estudiante de comunicación social de la etnia Huitoto en Araracuara, cuenta en Asilados que las principales actividades de la zona son la caza y la pesca artesanales -para el sostenimiento diario- porque la fauna y la flora del lugar se mantienen intactas, como si en aquellos parajes nunca hubiera pasado la mano del hombre.

Tumaco, también parte del repertorio de Aislados en su primera temporada, también fue destacado por los personajes entrevistados porque aunque se han vivido momentos de violencia, consideran que tanto este lugar en el pacífico, como Araracuara, las Islas de providencia o el paisaje que rodea a Santa Cruz del Islote son verdaderas maravillas de la naturaleza, con barreras de coral, ruinas antropológicas, fauna y flora abundantes y pocos vestigios de la obra industrial de las sociedades, que casi siempre se manifiesta en contaminación y disminución de las especies endémicas.

Todo esto, además, convierte a todos estos parajes aislados en magníficos destinos turísticos para los amantes del ecoturismo y la aventura.

Con todo esto, y con lo que descubras en la segunda temporada de Aislados, ¿qué otras ventajas crees que tiene vivir en un mundo más o menos aislado?