'Ida', una cinta ganadora del Óscar que ya es una joya del cine moderno


Sherly Montaguth Gonzalez
10 / 04 / 2017

Por: Sherly Montaguth

Señal Colombia presenta la película 'Ida', cinta polaca que narra la historia de una novicia que dejará la seguridad del convento para desenterrar un pasado personal que no conoce.

Ida

3 de septiembre; 10:00 p.m.

El filme fue dirigido por Pawel Pawlikowski, quien dejó su país natal Polonia a los 14 años para mudarse a Inglaterra con su madre, en donde inició su trabajo detrás de las cámaras. Inicialmente se dedicó a hacer documentales para televisión para después empezar a dirigir cintas británicas como ‘My Summer of love’, la cual fue la primera película para cine de una Emily Blunt desconocida en 2004, y ‘The woman in the Fifth’, un drama con tinte de suspenso protagonizado por Ethan Hawke.

“Mis películas siempre son un reflejo de dónde estoy en mi vida”

- Pawel Pawlikowski

Tras la muerte de su esposa después de una enfermedad que padeció por meses, Pawlikowski poco a poco se fue retirando de su afición, y hasta cambió de ciudad: pasó de Londres a París, ciudad donde sus hijos estaban estudiando, para después volver a una Londres en la cual se sentía un hombre perdido, como el de su película ‘The woman in the fifth’. Esa desazón de sentirse en el lugar equivocado lo llevó a añorar su infancia en Polonia, hecho que lo llevó de vuelta a Varsovia, su ciudad natal.

En Varsovia nació ‘Ida’, representando el gran regreso de Pawlikowski a la gran pantalla con una historia que reúne los paisajes de su niñez en una cinematografía exquisita que le mereció al director el Premio Óscar a mejor película extranjera en la edición del año 2015, y que hace que la película pueda ser considerada un clásico del cine moderno.

 

Esta historia inicia con imágenes fijas del convento en el que la huérfana Ida es novicia y donde se prepara para dar sus votos, contando la vida tranquila y rutinaria de una congregación religiosa en la posguerra para luego moverse a las carreteras polacas que conducen al pasado que Ida tiene que desenterrar. Al haber escogido a una total novata de la actuación como Agata Trzebuchowska para el papel de Ida Lebenstein, Pawlikowski asegura la construcción de un personaje inocente pero profundo.

Para recibir sus votos, Ida será enviada a conocer su tía, su única pariente viva: Wanda Gruz. A partir de este momento la película muestra el camino de estos dos personajes tan inmensamente opuestos: una jovencita inocente y una mujer entre liberada y libertina, una novicia y una juez, una mujer entregada a Dios y una entregada a sus ideales políticos; por estas diferencias Wanda siempre estará tentando la fe de Ida, tratando de hacer que se cuestione sobre el mundo “terrenal” que nunca ha explorado. A pesar de esto, ambas tienen en común la soledad en la que siempre han vivido y ese pasado que comparten y que ninguna de las dos conoce realmente.

Así, las dos iniciarán un viaje tras la verdad de Ida y sus padres judíos, de quienes solo se sabe que fueron asesinados durante la Segunda Guerra Mundial pero con sin saber sobre las circunstancias y con la total incertidumbre del paradero de esos cuerpos, algo que el propio director conoce muy bien dado que su abuela materna, judía, fue asesinada en el campo de concentración de Auschwitz.

En esa época de posguerra en los años 60, mucho después de la invasión nazi de 1939 -una de las primeras movidas bélicas de Hitler-, Polonia enfrenta los estragos de la guerra que arrasó con millones de habitantes, muchos de ellos judíos. Casi el 80% de los edificios pasaron a ser escombros por los bombardeos y el país quedó en un limbo económico que le significó un retraso en comparación a otros países aledaños, por lo que le tomó cerca de 20 años el reconstruirse completamente.

Aunque la cinta no muestra nada de esto, sí sucede en blanco y negro en este país golpeado tras la guerra, logrando capturar perfectamente ese sentimiento de toda la nación a través de una sola historia en imágenes y silencios que hablan durante un filme que parece un compilado de retazos de pequeños cortes cinematográficos.

A pesar de esto, la cinta enfrentó una fuerte polémica en Polonia en donde la Liga Anti-Difamación -organización fundada en 2013 para defender al país de ofensas o malas interpretaciones históricas en la política y medios de comunicación internacionales- inició toda una campaña de recolección de firmas para exigir que la cinta incluyera textos que dejaran muy claros los hechos de la invasión nazi de 1939, y así evitar que el espectador entendiera que la culpa del Holocausto es de los polacos.
La polémica incluso llega hasta el presente año, cuando en el pasado mes de febrero la cadena de televisión polaca TVP estrenó la película en su pantalla después de emitir una introducción de 12 minutos en la que declararon que la cinta no es precisa y que solo ganó el Óscar por su punto de vista pro-judío.

Lo realmente cierto es que 'Ida' no es una película histórica; esta es solo una historia en la que dos mujeres emprenden un viaje juntas que termina por convertirse en un reto de fe para Ida al indagar sus orígenes, y en un reto de fortaleza para Wanda, quien tendrá que remover todo ese pasado doloroso que por años ha ahogado con alcohol. Hacia el final, la vida de ambas mujeres toman rumbos tan opuestos como ellas mismas, llevándolas por caminos separados que muestran qué tanto lograron lidiar con esas memorias que ahora cargan sobre sus espaldas.

‘Ida’ es una película sobre la bendición que puede traer el enfrentar lo más profundo de los sentimientos humanos para lograr encontrarse a sí mismo, y que promete mantenerte muy pendiente de cada detalle para ir atando cabos y así reconstruir la vida de la familia Lebenstein.

Más información

Pensando en el cine en blanco y negro
Diez películas imperdibles del cine moderno en blanco y negro