Un publicista desafía a la dictadura en "No"


David Jáuregui Sarmiento
25 / 03 / 2022
Un publicista desafía a la dictadura en “No”
0

No (2012) es una película chilena dirigida por Pablo Larraín que relata el desarrollo de la campaña por el No en el plebiscito de 1988 convocado por el dictador Augusto Pinochet.

Escrita por Pedro Peirano a partir de la obra de teatro inédita El plebiscito de Antonio Skármeta, No se centra en el trabajo que un grupo de publicistas hizo para ganar el plebiscito que terminó con 15 años del régimen militar en Chile.

Protagonizada por Gael García Bernal, Alfredo Castro, Luis Gnecco, Antonia Zegers y Néstor Cantillana, No fue la primera cinta chilena es ser candidata al Premio Óscar a mejor película extranjera.

Lee tambiénPremios Óscar, colombianos que han ganado la estatuilla

Película No Pablo Larrain

No, en el corazón de la puja por la democracia

René Saavedra, interpretado por el mexicano Gael García, es un publicista que después de pasar varios años exiliado en México vuelve a Chile, y se ve envuelto en la campaña electoral del principal partido de oposición al régimen dictatorial de Augusto Pinochet.

No se enmarca en la dictadura chilena de Augusto Pinochet quien en 1988 cedió ante las presiones internacionales que cuestionaban la legitimidad del gobierno militar, y convocó a un plebiscito que decidiría si seguiría durante otros años en el poder o, por el contrario, se convocaría a elecciones presidenciales democráticas.

La película, sin embargo, no se centra en los movimientos sociales o políticos del momento, sino en el desarrollo de la campaña propagandística que diseñó Rafael Saavedra, la cual utilizó herramientas de la publicidad de producto donde la opción del NO era mostrada como un paso a la alegría, a una oportunidad de un futuro posible, lejos de un enfoque crítico acerca del pasado o el presente del Chile dictatorial.

Lee tambiénPablo Larraín, un cineasta de altura

Película No Pablo Larrain

Sin embargo, este trabajo no le resultará nada fácil a Saavedra, quien tendrá que competir con el jefe de su oficina que, en oposición a él, dirige la campaña del dictador y, también con los mismos opositores, que no avalan su estrategia por aparentemente banalizar los horrores de la dictadura.

Las reglas del juego están claras para las dos campañas: el gobierno garantiza 15 minutos diarios de franja televisiva en horario nocturno por un mes, y durante ese tiempo ambas opciones deben presentar sus campañas al público de cara al plebiscito.

La campaña diseñada por Saavedra parece por poco la promoción de un producto de consumo no muy diferente a una colección de una casa de moda, y se apoya en el slogan "Chile, la alegría ya viene", acompañado de un jingle y no un himno, como se acostumbraba para la época. El protagonista, además, propone el uso de un arcoíris cuyos colores representan las tendencias de los 17 partidos de oposición.

Lee tambiénLas películas indispensables del cine chileno

Película No Pablo Larrain

Saavedra comienza a ser víctima de actos de intimidación en su propia casa, por lo que quienes lo contrataron interpretan la agresión como una acción desesperada del régimen y, persuade al joven de seguir adelante.

Durante la campaña, las diferencias se hacen evidentes: mientras el gobierno se basa en el miedo a perder los logros obtenidos por cuenta de una supuesta izquierda radical, la oposición muestra una esperanza alegre y vivaz como estímulo para votar por el No. 

La victoria se ve como un espejismo, pues la dictadura parece negarse a aceptar el resultado de una campaña así, pero la historia dirá otra cosa.

Lee tambiénLa dignidad de "Una mujer fantástica"

Película No Pablo Larrain