¿Qué tan valorado es el teatro en Colombia?


David Jáuregui Sarmiento
26 / 03 / 2021
Teatro
0

Desde 1962, cada 27 de marzo, el Día Mundial del Teatro ha sido celebrado por los centros del Instituto Internacional del Teatro (ITI), Miembros Cooperantes, profesionales del teatro, organizaciones teatrales, universidades y amantes del teatro de todo el mundo. 

Este día es una celebración para aquellos que pueden ver el valor e importancia de la forma de arte teatro, y actúa como un llamado de atención para los gobiernos, políticos e instituciones que aún no han reconocido su valor para las personas y para el individuo, y tampoco se han dado cuenta de su potencial para el crecimiento económico.

“Es una fecha importante porque busca reconocer que nos unimos en el arte y la cultura como manifestaciones de nuestra identidad, con ella celebramos que esta expresión sobrevive a pesar de las circunstancias”, explicó Claudia del Valle, directora del Teatro Colón.

 obra 'De ratones y hombres' dirigida por Manolo Orjuela. Foto: Cristián Perilla - Teatro Colón

Foto: Cristian Perilla - Teatro Colón

 

Por lo general esta fecha se celebra con una programación de teatro muy amplia en todos los países, donde el intercambio cultural y la interpretación de las realidades personales y colectivas se hace manifiesto a través de las expresiones artísticas de las compañías de teatro y los actores, pero también a través del intercambio que resulta de la presentación de compañías extranjeras en diferentes ciudades del mundo.

“Es un día que busca hacer que la gente reconozca la importancia del teatro no solamente para el público y los artistas, sino también para los Estados. A veces parece que es una expresión artística menospreciada, a pesar de que se trata de un actividad que ayuda a la sociedad a tomar conciencia de lo que ocurre en la sociedad”, explicó el dramaturgo Manuel José Álvarez, quien se ha desempeñado como director del Teatro Nacional, productor y gerente del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá.

De acuerdo con Álvarez, es una fecha clave pues aunque en países como Colombia se trata de una manifestación artística poco predilecta entre los ciudadanos, se trata de una actividad que funciona como un espejo de la sociedad y le permite reconocerse a sí misma, sus debilidades, sus fortalezas e incluso las ilusiones de una sociedad.

 obra 'De ratones y hombres' dirigida por Manolo Orjuela. Foto: Cristián Perilla - Teatro Colón

Foto: Cristian Perilla - Teatro Colón

 

“Sin embargo, aquí el teatro parece sinónimo de olvido, parece no tener importancia frente a otros temas, a pesar de que su aporte al comercio y la economía son innegables. La cultura, sabemos, puede aportar muchísimo a la riqueza de un país”, agregó el dramaturgo.

Cada año de celebración un destacado dramaturgo del mundo hace una declaración pública sobre el teatro a través del ITI y la Organización de las Naciones Unidas para la educación la ciencia y la cultura (Unesco).

“Necesitamos reponer nuestra fuerza espiritual, necesitamos luchar contra la apatía, el letargo, el pesimismo, la avaricia y el desprecio por el mundo en que vivimos, el planeta en el que vivimos. El teatro tiene un papel, un papel noble, el de energizar y movilizar a la humanidad para levantarse de su descenso al abismo. Puede elevar el escenario, el espacio de actuación, en algo sagrado. (...) El teatro eleva el arte de actuar a un más alto plano espiritual”, aseguró Nadeem.

Mujer actuando en una obra de teatro. Foto: UNESCO

Foto: Unesco

 

El teatro en Colombia

A pesar de todos estos argumentos y que los países desarrollados tienen cientos de salas de teatro por ciudad, Colombia está muchos siglos rezagado en este aspecto.

De acuerdo con expertos como la directora del Teatro Colón, el valor del teatro para el país es incalculable, pues a través de él se ha dejado testimonio de la historia de Colombia y también ha servido como canalizador de las inconformidades y las dudas que despierta el día a día la actualidad nacional.

“Nos encontramos como público, celebramos en él nuestra identidad y nuestra diversidad y grandes maestros del teatro colombiano, de la literatura o el arte se han visto en un encuentro a través de esta manifestación artística. Debe sobrevivir y permanecer, pero también debemos darle el lugar que se merece, porque también sirve para reducir la agresividad y la violencia, pues también es un espacio de diálogo útil para despertar nuestra sensibilidad con los demás”, explicó Del Valle.

 obra 'De ratones y hombres' dirigida por Manolo Orjuela. Foto: Cristián Perilla - Teatro Colón

Foto: Cristian Perilla - Teatro Colón

 

Desde luego, esta historia no es color rosa, y como explica Álvarez, el estado del Teatro en Colombia ha sido históricamente precario.

“Es triste pero no se ven cambios en el panorama del teatro. Al artista le cuesta mucho sobrevivir y esto ha sido desde siempre. Bogotá, siendo la capital del país, con ocho millones de habitantes, tiene contadas salas de teatro que tienen capacidad de aforo significativa, no llegan a las decenas”, concluyó el dramaturgo.