Estos son los 10 temazos de Bach


Sebastián Acosta Alzate
09 / 01 / 2019
Johann Sebastian Bach
Johan Sebastián Bach
0

 

No fueron uno, ni dos, los éxitos musicales y artísticos de Bach. Fueron alrededor de 1.120 composiciones vocales e instrumentales que hizo este gran músico. Dada la cantidad de talento hemos seleccionado 10 cañonazos que, según los expertos, son sus creaciones destacadas.

Johann Sebastian Bach, conocido como el gran representante musical de la época barroca, estuvo inmerso en el mundo religioso por su gran devoción luterana. En la música encontró una forma singular de amortiguar la realidad tras quedar huérfano a los 9 años de edad, perder a su hermano a los 12, y sepultar a 10 de sus 20 hijos.

A pesar de una vida personal trágica, este músico alemán sigue siendo uno de los referentes académicos e históricos de la música hasta la actualidad, especialmente por ser el pionero en conectar la ciencia matemática con la composición musical.

Para celebrarlo, consultamos a Julian Montaña Rodriguez, musicólogo y profesor de Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional de Colombia, quien nos contó más sobre el impacto de su obra.

No obstante, son más más los recuerdos positivos que tenemos de este artista tan apreciado en Europa y el mundo occidental. Así que, sin más preámbulos, estos son los 10 cañonazos musicales de Bach que fueron analizados rigurosamente por dos expertos en historia de la música.

El clave bien temperado

 

 

Durante la época del Barroco la afinación de los teclados era compleja, según Ana María Rojas Leal, experta en investigación musical e histórica de la Universidad Pedagógica. Allí Bach encontró un gran desafío que logró superar al unificar algo que los músicos llaman bemoles y sostenidos.

Los sostenidos, lo que hacen es subir o elevar los tonos musicales (graves), mientras que los bemoles disminuyen los tonos (agudos).

“Los bemoles y sostenidos eran diferentes para todos los instrumentos. No obstante, por cercanía de algunas de estas notas, se propuso unificarlas ya que al oído humano era casi imperceptible la diferencia. En el momento en que surge esta propuesta, Bach innova con El clave bien temperado”, aseguró Rojas Leal.

Dicha obra tiene dos partes: la primera, compuesta en Köthen, Alemania, donde presentó un tomo de 24 obras escritas para El clave bien temperado. Posteriormente en Leipzig, escribió otras 24 en otro tomo. El objetivo de estas obras fue mostrar las ventajas de la temperación en la música. En estas obras podemos encontrar La Tercera de Picardía, un recurso armónico que le da el sello de Bach al terminar la obra.

Penitente y arrepentido

 

 

Una práctica musical bastante común en el barroco alemán –y en especial de Bach– eran los textos oratorios, los cuales incluían una serie de comentarios y reacciones ante cada uno de los momentos de los relatos bíblicos.

Según Javier Illidge, maestro en historia de la música de la Universidad Pedagógica, esta es una de las mejores obras debido a que hay “una inigualable mezcla de dolor amoroso y belleza de la línea melódica, lo que la hace muy expresiva. Bach, de hecho, escribió tal vez sus más bellas arias para la voz de contralto en esta obra”.

Leer también: Elementos básicos para entender la ópoera

Además, según Illidge, esta obra es muy importante debido la estructura dividida en dos partes que logra una completa armonía con la flauta.

Ciaconna

 

 

La técnica musical en esta obra es bastante exigente, especialmente por el uso de los violines y movimientos esenciales como la fuga, movimiento lento, rápido y semirápido.

“Las fugas son las más exigentes en cuestión de técnica y virtuosismo ya que requiere de una constante tensión en la música, además de lograr la interpretación de todas las voces”.

La fuga se entiende como un escape en el que tres o más violines intervienen sucesivamente una tras otro y se imitan en distintos tiempos.

Quiero entregaros todo mi corazón

 

 

Bach también halló inspiración en Jesucristo gracias a su luteranismo y esta obra no fue la excepción.

Para Javier; “esta obra tiene un extenso fraseo de gran belleza por los pasajes melismáticos que adornan la línea melódica. En esta aria, el cristiano expresa el deseo de entregarle a Cristo con alegría todo su corazón”.

Inclusive, el experto hace hincapié en que Bach compone usos acertados de los oboes de amor (oboe d’amore) que son unos instrumentos de viento útiles para “darle mayor unidad a la pieza artística, puesto que da un carácter más dulce que el oboe típico que escuchamos habitualmente en los conciertos”.

Suites para chelo

 

 

El violonchelo es un instrumento musical de 4 cuerdas que se parece al violín, pero tiene un tamaño más alargado, se caracteriza por tener tonos graves y se toca entre las piernas mientras se está sentado. Este instrumento durante el barroco era visto como un compañero más dentro de los conciertos, hasta que Bach propuso un destino diferente para él.

Si hay algo para destacar de su conjunto de obras instrumentales –y en particular con esta– es que “Bach tuvo especial interés en escribir estas obras debido a que este instrumento no era visto como solista sino como instrumento de acompañamiento. Bach realizó estas composiciones para demostrar la capacidad del instrumento y para probar la destreza de los intérpretes”, afirmó Rojas.

Por ello la más destacada de las suites para la experta es el Preludio de la Suite No 1 en Sol Mayor, debido a que se presta para hacer transcripciones y nuevos conceptos a partir de composiciones modernas.

Porque solo tú eres santo

 

 

El mundo católico le debe mucho a las obras de Bach; quizás, las misas no serían lo mismo sin estas composiciones de alguien completamente entregado al protestantismo.

Esta obra fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y, siguiendo los argumentos de Javier; “esta aria es una pieza llena de espíritu de alabanza, muy acorde con el carácter marcadamente religioso de Bach, pues era común en esa época tomar una oración o un texto litúrgico y musicalizarlo por partes, logrando imponentes coros y dúos”.

Conciertos de Brandemburgo 1721

 

 

Estos seis conciertos pertenecen a la época llamada Köthen en la vida de Bach, nombrado así por el lugar donde se encontraba en este momento. Estos conciertos fueron escritos a petición del marqués Christian Ludwig.

Tras el análisis de esta obra hecha por Rojas, ella sostuvo que “todos los conciertos son diferentes en cuestión de estilo. El más recordado es el Concierto Nº1 Brandemburgués que consta de cuatro movimientos al estilo sinfonía. Los movimientos están intercalados rápido - lento - rápido para finalizar con una danza estilo minueto”.

El minueto es baile o danza ligeramente acelerado que aún es típico en Europa. Históricamente se caracteriza por ser humorístico en medio de sonatas y sinfonías de orquesta.

Llenó de bienes a los hambrientos

 

 

Esta obra, tradicionalmente usada en los rituales católicos, está inspirada en el texto Magnificant del primer capítulo del evangelio de lucas, que no es más que un pasaje que narra la visita de María a su prima Isabel cuando estaba esperando al niño Jesús.

A diferencia de muchas de sus obras, “Bach le da trascendencia a las flautas, las cuales generan una sensación dulce y alegre, inclusive para la voz que se ubica en un contralto”, manifestó Javier, quien a su vez aseguró que se puede sentir un toque de sensualidad.   

Toccata y Fuga en Re menor

 

 

Esta obra fue escrita para órgano, un instrumento de gran importancia dentro de la vida de Bach, ya que su mayor desempeño musical tuvo que ver con su fe protestante.

Esto permitió, según Rojas, brindar un gran aporte litúrgico a las ceremonias pero, en cuanto al aspecto musical, la experta argumentó que “en esta obra es posible evidenciar el interés de Bach por la libertad en cuanto al manejo del tiempo y un aire improvisatorio al inicio de la tocata. Ya en la fuga encontramos un contrapunto bastante desarrollado y armónico al oído tratándose del órgano. La constante imitación entre las voces la hace armoniosa y ya en el cierre vuelve nuevamente al estilo improvisatorio”.

Bendito el que viene en nombre del Señor

 

 

Tomando como referente la música medieval, Bach crea Benedictus,musicalización del texto Sanctus (Santo, Santo, Santo es el Señor) de la misa católica.

Esta obra también debe ser incluida entre las 10 más representativas del prontuario de Bach pues, según Illdge, “sus bellos y delicados fraseos hacen de esta pieza una de las arias más bellas para voz de tenor escritas por Bach, las cuales conjugan muy bien por el uso de la flauta”.