Nadia Comaneci, la mujer 10 de la gimnasia artística


Señal Colombia
18 / 07 / 2017
Nadia Comaneci, la mujer 10 de la gimnasia artística / EFE
Nadia Comaneci, la mujer 10 de la gimnasia artística / EFE
0

Parecía que tenía alas. Su rutina en los Juegos Olímpicos de Montreal, en 1976, quedó grabada en la memoria de todos. Fue allí, en Canadá, donde la perfección en la gimnasia apareció con Nadia Comaneci. Y con ella, su leyenda.

La delicadeza y sensibilidad con la que ejecutó los ejercicios, demostró la fortaleza de su carácter. Una personalidad forjada en una Rumania dominada por el dictador Nicolae Ceaușescu. Con solo 14 años, Nadia se convirtió en un modelo a seguir por jóvenes y no tan jóvenes. Sus atrevidos movimientos y su habilidad hicieron historia en 1976. Aquel año, esa niña de cara angelical y vestida de blanco se metió al jurado en el bolsillo y logró el primer 10 en una rutina de gimnasia. 

Fue tanta la expectativa que si cometía un error, este se comentaba en los todos los bares de Montreal como si fuera un partido de fútbol americano. La gimnasta rumana acaparó toda la atención de la gente que en esta época parecía no ser consciente de lo que estaban presenciando. Su primer 10 llegó gracias a una rutina inolvidable. Fueron casi tres minutos en los que la europea se deslizó sutilmente sobre el caballete. Sus saltos y piruetas parecían de ciencia ficción, su perfomance fue tan maravilloso que miles de niñas de todo el mundo decidieron seguir su ejemplo y convertirse en gimnastas profesionales.

 

En aquel momento no era consciente de que aquello iba a ser algo tan grande.

Nadia Comaneci

 

Pero lo más curioso de aquellos Juegos es que la deportista europea no consiguió un 10, sino siete. Fueron siete ejercicios en el que la alumna del húngaro Bella karolyion logró la puntuación máxima. Su nombre se convirtió en objeto de admiración para muchos y fue recibida en su país como toda una heroína. “En aquel momento no era consciente de que aquello iba a ser algo tan grande. Era demasiado joven para comprenderlo”, dijo unos años después Nadia Comaneci.

Luego de aquel hito histórico la vida de la ex gimnasta rumana no fue fácil. Volvió a competir en Moscú 1980, pero ya no era la misma. El listón lo dejó tan alto que nunca pudo conseguir lo mismo a pesar de los dos oros y las dos platas obtenidos en Rusia. Luego de esos juegos decidió retirarse. Siguió vinculada a la gimnasia y ahora junto a su marido dirige una academia y alterna este trabajo con sus muchas labores solidarias.

La mujer 10. Con ese sobrenombre es conocida Comaneci. Hoy por hoy todo el mundo sabe quién es esta rumana nacionalizada estadounidense que gracias a la perfección de sus movimientos quedó en la historia del deporte internacional. 

Esta fue la rutina:

#DatoDeportivo

Actualmente, Nadia Comaneci tiene una academia de gimnasia en Rumania y hace parte de varias fundaciones sociales.