¿Cómo se prepara un ciclista para correr al otro lado del mundo?


Julián David Bernal Pulido
16 / 10 / 2018
¿Cómo se prepara un ciclista para correr al otro lado del mundo? / UCI
¿Cómo se prepara un ciclista para correr al otro lado del mundo? / UCI
0

¿Qué hace un ciclista para correr 8 y hasta 12 horas más tarde del horario habitual? ¡Aquí te lo contamos!

 

Tour de Guangxi

Del 16 al 19 de octubre a las 7:00 p. m.

20 y 21 de octubre a las 8:00 p. m.

 

La globalización del ciclismo es un hecho. Esto propicia que haya carreras profesionales por todo el mundo.

El reto, entonces, está en prepararse para combatir jet lag –o síndrome del cambio rápido de zona horaria– y todo lo que esto acarrea, como lo son cambios en los horarios de alimentación y descanso.

Te puede interesar: El ciclismo se globaliza

 

La preparación

La preparación para correr una carrera en China o Australia, puede comenzar aquí mismo en Colombia o en el lugar en donde resida el ciclista.

Los entrenamientos se hacen normalmente y el verdadero cambio aparece cuando desembarcan en el sitio de la carrera.Así lo dice la pedalista colombiana Diana Peñuela: “Lo que hacemos es llegar un poco antes al lugar donde será la competencia y así nos podemos acomodar un poco al horario”.

 

El sueño

La médico Lorena Adarbe del Team Manzana Postobón, equipo que lleva dos años corriendo en China, sostiene que buscan que sus pedalistas “duerman todo el vuelo y que cuando llegan al país, que tiene su cambio horario, no duerman en ese periodo y esperen hasta la noche para que cuerpo se vaya acoplando”.

Para esto, se les dan infusiones y bebidas que los ayuden a dormir para así conseguir que descansen entre sus 6 y 8 horas. Otras ayudas para dormir pueden ser las médicas, que incluyen la melatonina.

El ciclista del United Healthcare, Daniel Jaramillo, recuerda que el primer día se llega en horas de la mañana, se mantienen ocupados en tareas varias como buscando la habitación o desempacando las bicicletas.

“Ya en la tarde, se sale a rodar un poquito, como para deshinchar del viaje ya que uno llega con los pies inflamados y muy cansados. Se sale a montar un poco de bicicleta porque si uno se queda en el hotel o la habitación, lo vence a uno el sueño”, cuenta.

El también corredor colombiano, Jhonatan Restrepo, manifiesta que normalmente llegan 6 días antes y que “los primeros dos días tienes mucho sueño en las tardes. Entonces lo que haces es entrenar y luego aguantar lo máximo posible para que el cuerpo se acostumbre”.

Lorena afirma que la primera noche es la más complicada y que otros cuidados, que revela la médico, son quitarles la siesta de la tarde, que tienen a veces después de entrenar. “Esto sobre todo los 2 o 3 primeros días que están allí para que no se altere más el ciclo del sueño y se puedan acostumbrar”, dice.

Para Daniel, el segundo día es el más difícil porque “uno está con sueño, cansado e igual a uno le toca salir a entrenar. Lo importante es no dormirse, sino que hay que aguantar al máximo. Así empieza uno a acomodarse”.

 

La comida

La comida es otro de los factores clave y es que cuando se está 8 o hasta 14 horas más tarde, la cena se convierte en desayuno.

Otro punto a resaltar es la sazón porque en diferentes culturas, como la asiática, hay muchas frituras y grasas que le podrían hacer daño al deportista.

Lorena expresa que, a la mañana siguiente tras llegar al sitio, “se busca que los ciclistas se habitúen a horarios de comida, eso es lo más importante”. No obstante, los pedalistas a veces tienen unos ataques de hambre en horarios no habituales y por eso es importante comer cada 3 horas para que no se afecte el acople y el rendimiento.

Sin embargo, tanto para Daniel como para Jhonatan este punto no es tan importante. Daniel cree que esto es “más normal”, aunque al principio es raro. “Es lo que hay y le toca a uno acostumbrarse. El sueño es lo más difícil de vencer”.

Jhonatan, por su parte, comenta que la alimentación se basa en el consumo calórico de cada persona y él, por ejemplo, lo maneja con su reloj que le va diciendo cuántas calorías va quemando y así sabe qué debe comer.

“Normalmente, te levantas, desayunas, vas a entrenar, regresas, almuerzas, en la tarde entrenas de nuevo, vuelves y tomas algo, y en la noche, cenas. Así se va manejando. Tampoco es cosa de otro mundo”, sostiene.

La médico del Team Manzana Postobón, además, expone que en culturas como la china hay que tener cuidado con las salsas y con las frituras. “Los deportistas no están acostumbrados a consumir alimentos ricos en grasas y cuando consumen ese tipo de alimentos les puede dar gastritis, estreñimiento o diarrea. Eso nos afecta mucho al deportista y tratamos que tengan cuidado. Afortunadamente se encuentran muchos vegetales y eso nos da opción”.

 

¿Y qué pasa si no se adapta el cuerpo?

Los problemas de no hacer este tránsito aparecen en el rendimiento, afectado por estados de somnolencia, cansancio y problemas gastrointestinales. Lorena declara que laparte metabólica se afecta demasiado y eso afecta el rendimiento”.

Los deportistas no tienen el rendimiento adecuado porque sus estados de sueño se afectan. En una etapa de entrenamiento se ven muy zonzos, muy agotados. Para evidenciar este problema, no se cambian las rutinas de entrenamiento y es ahí donde se compara cómo están.

La parte de su tránsito intestinal también se ve muy afectada. A veces les dan cuadros de estreñimiento o sus horarios de ir al baño se alteran y les dan ganas en plena carrera, sin que estén enfermos”, recuerda Lorena.