Día Mundial de la Televisión: ¿Qué diferencia a la TV pública de la privada?


David Jáuregui Sarmiento
18 / 11 / 2021
Ilustración de Elver Mora (@elverserk) - Señal Colombia
Televisión
0

El Día Mundial de la Televisión fue proclamado en 1996 la Asamblea General de las Naciones Unidas para el 21 de noviembre, una fecha que conmemora la celebración del Primer Foro Mundial sobre ese medio en la ONU, el cual reconocía el gran impacto de las comunicaciones geotelevisivas en el escenario mundial.

De esa forma, la televisión fue reconocida como una herramienta importante de orientación, canalización y movilización de la opinión pública, por lo que su impacto en los asuntos políticos y sociales se hizo evidente.

A propósito de esta fecha, nos preguntamos cuáles son las diferencias entre la televisión pública y la televisión privada, dos modelos a los cuáles tienen acceso las personas según sus intereses.

Lee también¿Qué significa ver televisión hoy en día?

Hombre mayor viendo televisiónColprensa

Diferencia entre televisión pública y privada

En 2020, de acuerdo con un estudio de Kantar Ibope, los colombianos consumieron en promedio diario cerca de 4 horas y 41 minutos de televisión, siendo los dramatizados, noticieros y telenovelas los géneros de televisión más vistos.

Sin embargo, no todos están interesados únicamente en los contenidos de entretenimiento o informativos noticiosos, pues la audiencia puede tener todo tipo de gustos y afinidades que superan la programación que ofrece la privada.

La televisión pública, como los medios públicos en general, se encarga de que todos los ciudadanos tengan acceso a la información a través de los medios de comunicación del Estado.

En esos medios, el público puede encontrar contenidos de alta calidad sin importar su capacidad adquisitiva o ubicación geográfica, pues su financiación proviene del erario.

En otras palabras, la TV pública tiene la misión de proveer a la población en general contenidos con criterio, calidad y objetividad sin responder a intereses privados.

La televisión privada, por su parte, se financia principalmente a través de la venta de anuncios publicitarios o por medio de suscripciones.

Su programación está orientada hacia el entretenimiento y contenidos que generen alto rating.

De igual manera, la TV privada tiene libertad de enfilar su línea editorial con la corriente política o ideológica de su preferencia.

De acuerdo con Ómar Rincón, docente de la Universidad de los Andes, columnista y crítico de TV, es precisamente la calidad de los contenidos y su fácil acceso lo que destaca de la televisión pública.

"Muchos de los programas de entretenimiento o de información en la oferta privada de TV no tienen mayor profundidad, en cambio en la pública tiene desde documentales hasta cine y una cantidad de elementos con las cuáles se puede hacer una programación fascinante", explicó Rincón.

Al respecto, Rincón agregó que el futuro de la televisión pública se encuentra en convertirse en una plataforma donde los ciudadanos puedan escoger los contenidos a su gusto y conveniencia horaria.

"En esta plataforma las personas podrán escoger entre el abanico de posibilidades como los musicales, documentales, películas de ficción, diversidad cultural, programas de arte y todo aquello que tiene la TV pública que ayuda a construir un mejor discurso social para la ciudadanía", agregó el crítico.

Lee tambiénEl cine y la TV, cada vez más cerca

Día mundial de la televisiónColprensa

Convivir en el mismo espacio

El espectro electromagnético es uno de los elementos constitutivos del territorio colombiano, y de acuerdo a la Constitución Política de Colombia, en el artículo 75, se trata de un bien público inenajenable e imprescriptible sujeto a la gestión y control del Estado.

A través de dicho espectro se transporta información e imágenes a corta y larga distancia, mediante las cuales se desarrolla la televisión radiodifundida y se asegura la prestación de otros servicios de telecomunicaciones.

Ahora bien, mientras que la televisión pública hace uso del espectro electromagnético para todos los integrantes del Estado y con la misión previamente mencionada, la televisión privada tiene que pagar al Estado por el uso del espectro. Dichas concesiones se negocian con el Estado por un número determinado de años.

En Colombia, del dinero que la televisión privada paga al Estado es que el país financia la pública, por lo que las dos, aunque con diferente propósito, son modelos simbióticos que garantizan a los ciudadanos la libertad de elegir entre una y otra.

En Colombia, este modelo surgió desde 1997 cuando la Comisión Nacional de Televisión decidió abrir las fronteras de la televisión en Colombia, mediante la privatización de dos frecuencias nacionales que fueron entregadas a los concesionarios RCN y Caracol, los cuales siguen siendo hoy en día los únicos canales nacionales privados de TV abierta.

Lee también¿Por qué son importantes los medios públicos?

Día mundial de la televisiónColprensa

El modelo que sigue Colombia

Señal Colombia, así como Canal Institucional y los canales regionales públicos de Colombia, tiene como propósito hacer televisión colombiana de alta calidad que además de garantizar algunos derechos fundamentales como la pluralidad étnica, religiosa y cultural.

El acceso a la información es de vital importancia para el desarrollo de la sociedad colombiana. La TV pública está llamada a mostrarse al mundo y generar con contenidos una marca del país hacia todo el mundo con contenidos de calidad con acento colombiano que traspasen las fronteras nacionales.

Este es el modelo que ha llevado a cabo la cadena de medios públicos británicos, BBC, uno de los medios públicos más longevos, grandes y reconocidos por su calidad y funcionamiento en el mundo entero, alcanzando presencia en más de 40 idiomas.

Prueba de ello son los premios internacionales y las coproducciones que han sido traducidas a otros idiomas como Puerto papel, Petit, Cuentos de viejos, entre otros.

"La televisión pública en Colombia cumple su misión en el sentido de dar diversidad de contenidos y en su capacidad para tener diferentes maneras de presentarse, desde contenidos infantiles y culturales, hasta documentales y en general una diversidad de actores de la realidad presentes. Sin embargo, apenas está aprendiendo a hacer ficción y es allí donde está el futuro de la televisión pública", concluyó Rincón.